Anemia por inflamación: síntomas, causas y tratamiento

La anemia por inflamación, también conocida como anemia por enfermedad crónica o ACD (por sus siglas en inglés), es un tipo de anemia que afecta a las personas que tienen afecciones que causan inflamación, como infecciones, enfermedades autoinmunitarias, cáncer y enfermedad renal crónica (ERC).

Índice

Qué es la anemia

La anemia es un trastorno en el cual la sangre tiene menos glóbulos rojos de lo normal. Los glóbulos rojos también pueden tener menos hemoglobina de lo normal. La hemoglobina es la proteína rica en hierro que permite que los glóbulos rojos transporten oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo. El cuerpo necesita oxígeno para funcionar correctamente. Al tener menos glóbulos rojos o menos hemoglobina, es posible que el cuerpo no reciba suficiente oxígeno.

Si el paciente tiene anemia por inflamación, es posible que tenga una cantidad de hierro normal, o a veces elevada, almacenada en los tejidos del cuerpo, pero una concentración baja de hierro en la sangre. La inflamación podría impedir que el cuerpo use el hierro almacenado para producir suficientes glóbulos rojos saludables, y causar anemia.

Tipos comunes de anemia

Hay muchos tipos de anemia, pero la anemia por inflamación es el segundo tipo más común de anemia, después de la anemia por deficiencia de hierro. Aunque puede afectar a personas de cualquier edad, los adultos mayores corren un mayor riesgo de presentar este tipo de anemia debido a las enfermedades crónicas que suelen padecer.

Síntomas de la anemia por inflamación

La anemia por inflamación generalmente es leve o moderada, lo que significa que las concentraciones de hemoglobina en la sangre están por debajo de lo normal sin llegar a estar gravemente bajas. Sin embargo, si la anemia empeora, la falta de oxígeno en la sangre puede causar síntomas como cansancio o falta de aliento. En casos graves, la anemia puede ser potencialmente mortal.

Los síntomas de la anemia por inflamación son similares a los de cualquier tipo de anemia y pueden incluir:

  • Cansancio
  • Falta de energía
  • Debilidad
  • Falta de concentración
  • Palidez
  • Falta de apetito
  • Falta de aliento

Causas de la anemia por inflamación

Se cree que cuando una persona tiene una infección o enfermedad que causa inflamación, el sistema inmunológico provoca cambios en el funcionamiento del cuerpo que pueden llevar a la anemia por inflamación. Muchas afecciones crónicas pueden causar inflamación y, por lo tanto, anemia, como infecciones crónicas, enfermedades autoinmunitarias, enfermedades cardiovasculares y enfermedad renal crónica.

En algunas personas con afecciones crónicas, la anemia puede tener más de una causa. Por ejemplo, una persona con enfermedad renal crónica puede tener anemia por inflamación debido a la inflamación causada por la enfermedad renal y anemia por deficiencia de hierro debido a la falta de producción de eritropoyetina, una hormona necesaria para la producción de glóbulos rojos.

Diagnóstico de la anemia por inflamación

Los profesionales de atención médica utilizan la historia clínica y los análisis de sangre para diagnosticar la anemia por inflamación. Durante la evaluación, se pueden realizar los siguientes análisis de sangre:

  • Hemograma completo: analiza las partes y características de la sangre, incluyendo la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
  • Pruebas de hierro: determinan la cantidad de hierro en la sangre y almacenada en el cuerpo.

Si los resultados de los análisis de sangre sugieren que el paciente tiene anemia por inflamación, pero se desconoce la causa, se pueden realizar pruebas adicionales para encontrar la causa subyacente.

Tratamiento de la anemia por inflamación

El tratamiento de la anemia por inflamación se centra en tratar la afección subyacente que está causando la inflamación. Si hay tratamientos disponibles para reducir la inflamación, es posible que la anemia mejore o desaparezca. Por ejemplo, si la artritis reumatoide está causando la inflamación, tomar medicamentos para tratar la artritis puede mejorar la anemia.

En algunos casos, los profesionales de atención médica pueden recetar agentes estimulantes de la eritropoyesis (AEE) para tratar la anemia relacionada con la enfermedad renal crónica, la quimioterapia para el cáncer u otros tratamientos para el VIH. Estos medicamentos estimulan la producción de glóbulos rojos en la médula ósea. En casos graves, se pueden realizar transfusiones de sangre para aumentar rápidamente la cantidad de hemoglobina en la sangre y reforzar el suministro de oxígeno.

Prevención de la anemia por inflamación

Aún no se ha encontrado una manera de prevenir la anemia por inflamación. Sin embargo, en el caso de algunas afecciones crónicas que causan inflamación, existen tratamientos disponibles para reducir o prevenir la inflamación que puede conducir a la anemia. Es importante consultar con un médico y seguir el plan de tratamiento recomendado.

Investigación sobre la anemia por inflamación

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK) y otros organismos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) realizan investigaciones sobre enfermedades y afecciones, incluyendo las enfermedades de la sangre. Se están llevando a cabo estudios clínicos y otros tipos de investigaciones para mejorar la comprensión y el tratamiento de la anemia por inflamación.

Los ensayos clínicos son una parte importante de la investigación médica y pueden brindar oportunidades para que las personas participen y contribuyan al avance de la medicina. Si está interesado en participar en un estudio clínico sobre la anemia por inflamación, puede buscar estudios en www.ClinicalTrials.gov. Sin embargo, es importante consultar siempre con un proveedor de atención médica antes de participar en un estudio clínico.

La anemia por inflamación es un tipo de anemia que afecta a las personas que tienen afecciones crónicas que causan inflamación. Aunque es común en adultos mayores, puede afectar a personas de cualquier edad. Se caracteriza por una concentración baja de hemoglobina en la sangre y puede causar síntomas como cansancio y falta de aliento. El tratamiento se centra en tratar la afección subyacente y puede incluir medicamentos y transfusiones de sangre. Aunque no se puede prevenir, existen tratamientos disponibles para reducir o prevenir la inflamación que puede llevar a la anemia.

Subir