Meseta tibial: funciones, lesiones y tratamiento

La meseta tibial es una estructura anatómica ubicada en la parte baja de la rodilla, específicamente en la cara anterior de la tibia. Se le conoce como meseta debido a su similitud con una mesa o plataforma de pequeño tamaño. Esta zona de la tibia es propensa a lesiones, especialmente en deportistas, debido a golpes o torsiones extremas.

Índice

Funciones de la meseta tibial

La meseta tibial cumple diversas funciones en el funcionamiento de la rodilla:

  • Llegada de ligamentos cruzados y meniscos: La zona preespinal y retroespinal de la meseta tibial es esencial para la inserción de los ligamentos cruzados (anterior y posterior) y los tejidos semilunares, formados por fibras y cartílagos.
  • Soporte para los meniscos: La zona interglenoidea de la meseta tibial es el punto de inserción de los meniscos internos y externos de la rodilla.
  • Articulación con el fémur: Las cavidades glenoideas de la meseta tibial se fusionan con los cóndilos femorales, permitiendo el movimiento de la rodilla.

Fracturas de la meseta tibial: una lesión común

Las fracturas en la meseta tibial son lesiones frecuentes en deportistas, especialmente aquellos que practican deportes de alto impacto o que requieren movimientos bruscos de la rodilla. Estas fracturas suelen ocurrir como resultado de caídas o golpes directos en la zona, y pueden causar deformaciones, dolor y alteraciones en el equilibrio y la marcha.

El tratamiento de las fracturas de la meseta tibial generalmente requiere de fisioterapia para aliviar los síntomas y restaurar la funcionalidad de la rodilla. En algunos casos, puede ser necesaria la cirugía para corregir la fractura y posteriormente se realiza un programa de rehabilitación para recuperar la movilidad y la fuerza en la articulación.

Obtención y procesamiento de tejido óseo de la meseta tibial

El tejido óseo de la meseta tibial puede ser utilizado en diferentes procedimientos médicos, como cirugía de recambio protésico, cirugía tumoral, aporte óseo en fracturas y aporte óseo en pseudoartrosis. Para obtener este tejido, se realiza una minuciosa evaluación de la historia médico-social del donante y una exhaustiva exploración física. Además, se lleva a cabo un cribado serológico y microbiológico para garantizar la seguridad del tejido.

Una vez obtenido el tejido, se somete a un proceso de descontaminación que incluye tratamientos mecánicos y químicos para eliminar posibles agentes patógenos. Posteriormente, se realiza un control microbiológico y el tejido es almacenado a -80ºC hasta su uso.

Precauciones y almacenamiento del tejido óseo de la meseta tibial

El tejido óseo de la meseta tibial debe ser manipulado con precaución debido a su temperatura de almacenamiento a -80ºC. Es necesario utilizar guantes de seguridad para evitar quemaduras por el frío. Además, se debe evitar la inhalación de altos niveles de dióxido de carbono generado por el hielo seco utilizado para el transporte del tejido.

La meseta tibial es una estructura anatómica importante en la rodilla, que cumple diversas funciones y puede ser susceptible a lesiones, como fracturas. El tejido óseo de la meseta tibial puede ser utilizado en diversos procedimientos médicos, siempre y cuando se sigan los protocolos de obtención, procesamiento y almacenamiento adecuados.

Subir