Medicina para la presión baja: causas, síntomas y tratamientos

La presión arterial baja, también conocida como hipotensión, puede ser un problema de salud que requiere atención médica. Aunque muchas personas consideran que tener la presión baja es deseable, niveles anormalmente bajos pueden causar mareos, desmayos y poner en riesgo la vida de la persona afectada.

Índice

Síntomas de presión baja

Algunos de los síntomas que pueden indicar una presión arterial baja incluyen mareos, sensación de aturdimiento, fatiga, náuseas, vómitos, falta de concentración, somnolencia, debilidad, visión borrosa y desmayos. En casos de hipotensión extrema, se pueden presentar síntomas como piel fría, pálida y húmeda, pulso rápido o débil, respiración rápida y superficial, y confusión.

Es importante destacar que algunas personas pueden no presentar síntomas de presión baja y esto no representa un riesgo para su salud. Sin embargo, si se experimentan algunos de los signos mencionados, es necesario acudir a un médico para una evaluación adecuada.

Síntomas de presión baja en mujeres embarazadas

Durante el embarazo, es común que la presión arterial se vea afectada debido a los cambios hormonales en el cuerpo. Algunos de los síntomas de presión baja en mujeres embarazadas incluyen mareos frecuentes, debilidad y sudor frío. Los cambios bruscos de posición también pueden aumentar el riesgo de presión baja en mujeres embarazadas.

Tener en cuenta que durante el embarazo, no solo es necesario mantener una presión arterial adecuada para la madre, sino también para el correcto desarrollo del bebé. Por lo tanto, una alimentación regular y eficiente es fundamental durante todo el período de gestación.

Causas de presión baja

Existen varias condiciones y situaciones que pueden causar una presión arterial baja. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Embarazo: Durante el embarazo, el sistema circulatorio se expande rápidamente, lo que puede resultar en una disminución de la presión arterial. En la mayoría de los casos, la presión arterial vuelve a la normalidad después del parto.
  • Problemas cardíacos: Algunas enfermedades cardíacas pueden causar desequilibrios en la presión arterial. Estas pueden incluir bradicardia, un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o problemas en las válvulas cardíacas.
  • Deshidratación: La pérdida excesiva de agua en el cuerpo puede causar debilidad, fatiga y mareos. La deshidratación también puede ser un factor que contribuye a la presión arterial baja.
  • Septicemia: Una infección grave en el cuerpo puede llevar a una caída drástica de la presión arterial y representa un riesgo para la vida de la persona.
  • Problemas endocrinos: Algunas enfermedades endocrinas, como la diabetes, pueden causar problemas de presión arterial. Otras condiciones endocrinas que pueden afectar la presión incluyen la hipoglucemia, enfermedad paratiroidea y enfermedad de Addison.
  • Anafilaxia: Una reacción alérgica grave, conocida como anafilaxia, puede provocar una disminución de la presión arterial. Esta reacción puede ser causada por medicamentos, venenos de insectos, alimentos y otros alérgenos.
  • Medicamentos: Algunos medicamentos, como diuréticos, alfabloqueadores, medicamentos para el Parkinson, antidepresivos y medicamentos para la disfunción eréctil, pueden causar una disminución de la presión arterial como efecto secundario.

¿Qué hacer cuando se baja la presión?

Si una persona experimenta síntomas de presión arterial baja, se recomienda que se siente o se acueste de inmediato. Además, se puede levantar los pies por encima del nivel del corazón para ayudar a regular la presión arterial.

Tratamiento

En el caso de una persona sana que no presenta síntomas causados por la presión arterial baja, no se necesita ningún tipo de tratamiento específico. Sin embargo, si los síntomas son recurrentes o persistentes, es necesario buscar la atención de un médico especialista para determinar la causa subyacente de la presión baja y evaluar si es necesario ajustar los medicamentos que se estén tomando.

Además, para aquellos que sufren de hipotensión prolongada, se recomienda evitar permanecer de pie durante períodos prolongados y tomar medidas para mantener una buena hidratación.

¿Qué es bueno para la presión baja?

Algunas acciones que pueden ayudar a controlar la presión arterial baja incluyen:

  • Consultar con un médico: Si se experimentan síntomas de presión baja, es importante buscar la orientación de un médico para determinar la causa y recibir recomendaciones adecuadas.
  • Aumentar la ingesta de sal: Para aquellas personas con niveles bajos de presión arterial, se puede recomendar aumentar moderadamente la ingesta de sodio.
  • Evitar el consumo de alcohol: Las bebidas alcohólicas pueden causar una disminución adicional de la presión arterial, por lo que se recomienda evitar su consumo en personas con hipotensión.
  • Cruzar las piernas: Cruzar las piernas puede ayudar a elevar la presión arterial en personas que experimentan una bajada repentina.
  • Comer en porciones más pequeñas pero con mayor frecuencia: Consumir alimentos en pequeñas porciones pero de manera más frecuente durante el día puede ayudar a mantener una presión arterial estable.
  • Usar medias de compresión: El uso de medias de compresión puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea y prevenir que la sangre se acumule en la parte inferior del cuerpo.
  • Beber suficiente agua: Mantener una adecuada hidratación es fundamental para prevenir la deshidratación y posibles causas de presión arterial baja.

La presión arterial baja puede ser un síntoma de salud, pero cuando alcanza niveles muy bajos puede causar mareos y desmayos. Aquellas personas que padecen de hipotensión o hipertensión requieren atención médica y deben seguir las recomendaciones de su médico para controlar su presión arterial.

Subir