Medicina natural para bajar fiebre en adultos

La fiebre es un síntoma común de muchas enfermedades y condiciones médicas. Por lo general, es una respuesta del sistema inmunológico del cuerpo ante una infección, inflamación o una respuesta inflamatoria.

Índice

¿Qué bebida es buena para bajar la fiebre?

Cuando se presenta este signo de alerta, la recomendación inicial es consultar con un experto en salud para encontrar la causa y tratarla.

Sin embargo, algunas personas utilizan remedios caseros para controlar la temperatura, pero, ¿qué tan efectivo es? Le contamos.

Una de las técnicas que suelen utilizar para tratar la fiebre son los paños de agua fría y limón, en donde se cree que las propiedades refrescantes del limón ayudan a reducir la temperatura del cuerpo.

No obstante, un paño de agua fría por sí solo ya es utilizado para reducir la sensación de calor que produce la fiebre por el efecto que tiene la temperatura baja del líquido, por lo que el limón no tiene un efecto imprescindible en este método.

Otras opciones que se han presumido como remedios efectivos contra la fiebre son los tés, como el de salvia, miel y limón; el de limón, jengibre y miel o el de limón y cebada.

¿Son efectivos estos remedios caseros?

Lo que dicen quienes proponen estas preparaciones como tratamiento natural contra la fiebre es que estos ingredientes tienen vitaminas, minerales y propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antisépticas que ayudarían a combatir la causa de la fiebre.

No obstante, no hay evidencia científica suficiente que soporte la idea de que estos remedios van a ser efectivos contra la fiebre.

Además, como ya se mencionó, la fiebre en sí no es una afección sino el síntoma de una, por lo que resulta importante encontrar la enfermedad subyacente que la está provocando.

De hecho, en muchos casos, la fiebre es una respuesta natural del cuerpo y puede resolverse por sí misma sin necesidad de tratamiento específico.

Sin embargo, en algunos casos, puede ser necesario tomar medidas para reducir la fiebre y aliviar los síntomas asociados. Aquí hay algunas opciones de tratamiento comunes:

Tratamientos naturales para bajar la fiebre

  • Medicamentos antifebriles: los medicamentos antifebriles, como el paracetamol (acetaminofén), el ibuprofeno o el ácido acetilsalicílico (aspirina), son utilizados con frecuencia para reducir la fiebre y aliviar los síntomas asociados, como dolores de cabeza o malestar general. Es importante seguir las dosis y pautas de uso recomendadas por un profesional de la salud y tener precaución en el caso de niños o personas con condiciones de salud específicas.
  • Hidratación: mantenerse bien hidratado es esencial cuando se tiene fiebre, ya que la temperatura elevada del cuerpo puede provocar una mayor pérdida de líquidos. Beber agua, jugos naturales o bebidas isotónicas puede ayudar a reponer los líquidos perdidos y prevenir la deshidratación.
  • Descanso: descansar adecuadamente permite que el cuerpo se recupere y pueda combatir la infección o inflamación que está causando la fiebre. Es importante permitirse descansar lo suficiente y evitar la actividad física extenuante mientras se tiene fiebre.
  • Compresas frías: aplicar compresas frías en la frente, cuello o axilas puede ayudar a reducir la temperatura corporal y aliviar la sensación de calor. Es clave no utilizar agua fría en exceso o aplicar hielo directamente sobre la piel para evitar lesiones.
  • Ropa ligera: vestir ropa ligera y transpirable puede ayudar a facilitar la ventilación del cuerpo y a reducir la sensación de calor.
  • Tratar la causa subyacente: si la fiebre es causada por una infección bacteriana, viral o parasitaria, es importante tratar la causa subyacente con medicamentos específicos, como antibióticos, antivirales o antiparasitarios, según lo recetado por un médico.

Aunque existen remedios caseros que se han utilizado tradicionalmente para bajar la fiebre, no existe suficiente evidencia científica que respalde su eficacia. En muchos casos, la fiebre es una respuesta natural del cuerpo y puede resolverse por sí misma. Sin embargo, en algunos casos, los medicamentos antifebriles, la hidratación adecuada, el descanso, las compresas frías y la ropa ligera pueden ayudar a reducir la fiebre y aliviar los síntomas asociados. Siempre es importante consultar a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento específico si es necesario.

Subir