Remedios caseros para el dolor de dientes: alivio temporal

El dolor de dientes es una molestia muy común que puede interferir en nuestra rutina diaria y afectar nuestra calidad de vida. En muchas ocasiones, acudir al dentista no es una opción inmediata, por lo que conocer algunos remedios caseros puede ser de gran ayuda para aliviar el dolor de manera temporal.

Índice

Causas del dolor de dientes

Antes de hablar sobre los remedios caseros, es importante entender las causas que pueden provocar el dolor de dientes. Algunas de las causas más comunes son:

  • Caries dental
  • Aparición de las muelas del juicio
  • Dolor en los oídos o sinusitis
  • Presencia de sarro
  • Lesión o golpe en la mandíbula

Una vez identificada la causa del dolor, podemos buscar el remedio casero más adecuado para aliviarlo.

Remedios caseros para el dolor de dientes

A continuación, te presentamos algunos remedios caseros que pueden ayudarte a aliviar el dolor de dientes:

Aplícate hielo

Si tienes una caries avanzada o un flemón, puedes aplicarte hielo en la zona externa de la mandíbula para reducir la hinchazón y adormecer la zona. Recuerda envolver el hielo en una tela o toalla para evitar quemaduras en la piel y aplicarlo durante 15-20 minutos.

Haz gárgaras con agua y sal

Si has tenido una extracción dental o tienes una llaga en la boca, hacer gárgaras con agua y sal puede ayudar a acelerar la cicatrización. Mezcla una cucharada de sal marina en un vaso de agua tibia y enjuaga tu boca varias veces al día.

Utiliza el hilo dental

La acumulación de restos de comida puede ser una de las causas del dolor de dientes. Utilizar el hilo dental y los cepillos interproximales puede ayudar a limpiar los espacios entre los dientes y reducir las molestias. También puedes utilizar un irrigador bucal para una limpieza más profunda.

Plantas más allá del perejil

El perejil es conocido por sus propiedades antibacterianas, pero existen otras plantas que también pueden ayudar a controlar la actividad bacteriana en la boca. La hoja de la granada, la guayaba y la pimienta rosa son algunas de ellas.

Aplícate aceite de clavo

El aceite de clavo tiene propiedades antisépticas y anestésicas, y puede ayudar a prevenir el crecimiento de bacterias en la boca. Si no tienes aceite de clavo, puedes moler unos clavos y colocar el polvo en una bolsita de filtro de café.

Colócate una bolsita de té negro

El té negro contiene ácido tánico, que tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Aplica una bolsita de té negro humedecida en agua caliente en la zona afectada varias veces al día.

Utiliza ajo

A pesar del olor característico, el ajo tiene propiedades antibacterianas y puede ser útil para prevenir enfermedades bucodentales. También se ha demostrado que tiene propiedades antimicrobianas.

Mantén la cabeza erguida

Intenta mantener la cabeza elevada para aliviar la presión en la zona afectada.

Toma un analgésico o antiinflamatorio

Si el dolor es muy intenso, puedes tomar un analgésico o antiinflamatorio siguiendo las indicaciones de un médico o dentista.

Es importante recordar que estos remedios caseros son temporales y no sustituyen la atención de un dentista. Si el dolor persiste o empeora, es recomendable acudir a un profesional de la salud bucodental para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

El dolor de dientes puede ser muy molesto y afectar nuestra calidad de vida. Conocer algunos remedios caseros puede ser de gran ayuda para aliviar el dolor de manera temporal, pero es importante acudir a un dentista para recibir un tratamiento adecuado y resolver la causa del dolor de manera definitiva.

Recuerda mantener una buena higiene bucal, utilizar hilo dental y enjuagues bucales, y visitar regularmente al dentista para prevenir problemas dentales y mantener una buena salud bucodental.

Subir