Kalanchoe medicinal en chile: beneficios y usos

El kalanchoe es una planta que pertenece al género Kalanchoe de la familia de las Crasuláceas. Originaria de Madagascar, esta planta ha sido llevada a diferentes partes del entorno, incluyendo Chile, donde se ha utilizado durante siglos por sus propiedades medicinales. En este artículo, exploraremos los beneficios y usos del kalanchoe medicinal en Chile.

Índice

Variedades de kalanchoe medicinal

Existen más de 100 variedades de kalanchoe, pero en Chile, las variedades más conocidas y estudiadas son:

  • Kalanchoe pinnata: También conocida como planta de goethe, hoja del aire, ojaransín, siempre viva o yerba de bruja . Esta variedad no presenta manchas en sus hojas.
  • Kalanchoe daigremontiana: Popularmente llamada aranto, madre de miles o kalanchoe mexicana . Sus hojas son alargadas y tienen manchas oscuras en la cara inferior.
  • Kalanchoe gastonis-bonnieri: Conocida como oreja de burro, esta variedad tiene las hojas más grandes.

Estas plantas son fáciles de cultivar y se adaptan tanto al sol como a la sombra. Sin embargo, no toleran las heladas ni los fuertes vientos, por lo que es recomendable protegerlas durante el invierno. Además, el kalanchoe tiene la capacidad de limpiar el aire, lo que lo convierte en una excelente planta para tener en habitaciones de personas con afecciones respiratorias.

kalanchoe medicinal en chile - Cómo se llama la planta Kalanchoe en Perú

Propiedades medicinales del kalanchoe

Las hojas del kalanchoe son la parte utilizada con fines medicinales. Estas hojas contienen una gran variedad de compuestos, como quinonas y alcaloides, que les otorgan propiedades antibacterianas y antioxidantes. Además, el kalanchoe posee una enzima llamada catalasa, que regenera los tejidos celulares y fortalece el sistema inmunológico.

Se ha demostrado que el kalanchoe tiene propiedades quimio-preventivas contra los agentes tumorales y puede ayudar en la remisión del cáncer, siempre y cuando se acompañe con una dieta adecuada y natural. Además, se utiliza para tratar lesiones y enfermedades relacionadas con daños celulares, tumores, abscesos, infecciones, cólicos renales, diarreas e inflamaciones.

Formas de uso del kalanchoe medicinal

Para uso interno, se pueden consumir las hojas de kalanchoe en forma de zumo fresco, ensaladas o infusiones. Se recomienda no consumir más de dos hojas al día y, en caso de estar frente a una enfermedad difícil, se puede acompañar con un poco de verdolaga, ya que esta planta es rica en sales de cobre y catalasa. Después del tratamiento, una hoja al día es suficiente para mantener elevado el sistema inmunológico.

Para uso externo, se pueden machacar las hojas y aplicar como cataplasma, mezclar el zumo de las hojas con un poco de aceite para usar como ungüento dermatológico o utilizar el jugo de la planta como colirio. Estas aplicaciones externas del kalanchoe actúan como cicatrizantes, antiinflamatorios y analgésicos.

Recomendaciones y precauciones

Es importante no abusar del consumo de kalanchoe, ya que sus principios activos son fuertes y pueden tener efectos similares a los medicamentos convencionales. Durante el embarazo, se desaconseja su consumo debido a sus efectos inhibidores del parto. Además, las personas con cardiopatías deben consultar a su médico, ya que el kalanchoe contiene compuestos cardíacos.

Es fundamental tener una actitud mental positiva durante el tratamiento con kalanchoe, ya que esta planta tiene una energía sutil que puede influir en su efectividad. Además, tener una actitud positiva ante las enfermedades y aprovechar la adversidad para aprender y crecer.

El kalanchoe medicinal es una planta con propiedades terapéuticas importantes que se encuentra en Chile. Sus beneficios abarcan desde la regeneración de tejidos celulares hasta la prevención y remisión del cáncer. Sin embargo, es necesario utilizarla con precaución y bajo la supervisión de un profesional de la salud. El kalanchoe es una muestra más de la riqueza de la naturaleza y de cómo podemos aprovecharla para mejorar nuestra salud y bienestar.

Subir