Imágenes de artemisa planta medicinal: usos y beneficios

La artemisa, cuyo nombre científico es Artemisia vulgaris L., es una planta medicinal que ha sido utilizada desde tiempos antiguos por sus propiedades terapéuticas. En este artículo, exploraremos imágenes de la artemisa y su importancia en la medicina tradicional. Además, conoceremos sus principales usos, beneficios y contraindicaciones.

Índice

Descripción de la planta Artemisa

La artemisa es una hierba vivaz, erecta y aromática que puede alcanzar una altura de 60 a 120 cm. Sus hojas son de color verde oscuro en el haz y blancas tomentosas en el envés. La planta se caracteriza por tener numerosos capítulos diminutos, pardo rojizos, dispuestos en largos ramilletes densos. Los capítulos son erectos, ovoides, de 3-4mm de longitud y tienen flores amarillentas que forman un largo racimo piramidal.

Las hojas basales de la artemisa son largamente pedunculadas y pinnatífidas, mientras que las hojas caulinares son sentadas y abrazadoras, una o dos veces pinnadas. El fruto de la planta es un aquenio glabro.

La artemisa es una especie ruderal que se encuentra en toda Europa, Asia y América del Norte. Crece en terrenos incultos, bordes de caminos y ribazos, principalmente en la mitad norte de la Península Ibérica. Su floración ocurre durante el verano y se recomienda recolectar las hojas antes de la floración y las sumidades floridas durante este periodo. Es importante realizar una desecación rápida a la sombra para conservar sus propiedades medicinales.

Partes utilizadas y principios activos

En la medicina tradicional, se utilizan las hojas y las sumidades floridas de la artemisa. Estas partes de la planta contienen diversos principios activos que le confieren sus propiedades terapéuticas.

Entre los principales principios activos de la artemisa se encuentran:

  • Aceite esencial: la artemisa contiene un aceite esencial con una composición variable, que puede llegar a tener más de 100 componentes diferentes. Algunos de los componentes más comunes son el 1,8 cineol, alcanfor, linalol o tuyona, 4-terpineol, borneol, alfa-cadinol, espatulenol y monoterpenos con estructura irregular.
  • Lactonas sesquiterpénicas: vulgarina y psilostaquiína.
  • Heterósidos de flavonoles: 3-O-glucosil-quercetina, 3-O-ramnoglucosil-quercetina (rutina) y 3-O-glucósido.
  • Cumarinas: esculetina, esculina, umbeliferona, escopoletina y cumarina.
  • Otros: poliacetilenos, triterpenos pentacíclicos, sitosterol, estigmasterol y carotenoides.

Estos principios activos le confieren a la artemisa una serie de acciones farmacológicas, entre las cuales destacan su efecto aperitivo, eupéptico y orexígeno. También se ha demostrado que estimula la secreción gástrica y tiene propiedades coleréticas.

Indicaciones y usos de la artemisa

La artemisa tiene una amplia variedad de indicaciones y usos en la medicina tradicional. Algunas de las principales son:

  • Inapetencia, dispepsias, flatulencia y espasmos gastrointestinales: la artemisa es conocida por su capacidad para estimular el apetito y mejorar la digestión. Se utiliza en casos de inapetencia, dispepsias, flatulencia y espasmos gastrointestinales.
  • Trastornos hepáticos: la artemisa tiene propiedades coleréticas, lo que significa que estimula la producción y secreción de bilis. Por esta razón, se utiliza en casos de disquinesias hepato-biliares.
  • Trastornos menstruales: la artemisa es conocida por su acción emenagoga y antiespasmódica. Se utiliza para aliviar los síntomas de la dismenorrea (dolor menstrual) y la amenorrea (ausencia de menstruación).
  • Helmintiasis: la artemisa tiene propiedades antihelmínticas, lo que significa que ayuda a combatir las infecciones por parásitos intestinales.
  • Trastornos del sistema nervioso: la artemisa tiene propiedades sedantes y ansiolíticas. Se utiliza para aliviar la irritabilidad, el nerviosismo, el insomnio, los estados ansiosos y la agitación.

A pesar de sus numerosos beneficios, la artemisa tiene algunas contraindicaciones y efectos secundarios que deben tenerse en cuenta:

Contraindicaciones y efectos secundarios

La artemisa está contraindicada en mujeres embarazadas, ya que se le atribuye una posible acción abortiva. También se desaconseja su uso durante la lactancia y en niños pequeños.

En personas sensibilizadas, la artemisa puede provocar reacciones alérgicas. Se ha descrito un caso de dermatitis por contacto en relación con su uso tópico. Además, a dosis altas, su contenido en tuyona puede tener un efecto convulsivante.

La artemisa es una planta medicinal con una larga historia de uso en la medicina tradicional. Sus hojas y sumidades floridas contienen una variedad de principios activos que le confieren propiedades terapéuticas. Se utiliza para tratar una amplia gama de afecciones, desde trastornos digestivos hasta problemas menstruales y trastornos del sistema nervioso.

Tener en cuenta las contraindicaciones y efectos secundarios de la artemisa antes de utilizarla. Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de iniciar cualquier tratamiento con plantas medicinales.

Subir