La importancia de prevenir y controlar infecciones nosocomiales

Las infecciones nosocomiales, también conocidas como infecciones hospitalarias, son enfermedades adquiridas durante un ingreso hospitalario que no estaban presentes al momento de la admisión del paciente. Estas infecciones pueden afectar tanto a los pacientes como al personal del hospital y a los visitantes. Además de representar un riesgo para la salud de las personas, las infecciones nosocomiales también generan un gasto económico considerable para los hospitales.

Índice

Tipos de infecciones nosocomiales y lugares de contagio más frecuentes

Existen diferentes tipos de infecciones nosocomiales, que varían según el tipo de infección que se contraiga:

ih en medicina - Cuáles son las infecciones nosocomiales más frecuentes

  • Endémicas: son las enfermedades más comunes que no están sujetas a un brote concreto.
  • Epidémicas: son aquellas que suceden durante brotes, como la pandemia actual provocada por el SARS-CoV-

En cuanto a las vías de infección más habituales, encontramos:

  • Vías urinarias: infecciones urinarias asociadas al uso de sondas.
  • Vías pulmonares: la neumonía es la infección más común y suele estar relacionada con el uso de ventiladores mecánicos.
  • Quirófanos: normalmente se asocia a bacterias u hongos presentes en el quirófano, resistentes a los productos de limpieza y antibióticos.

Prevención de las infecciones nosocomiales

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la implementación de un programa de prevención que incluye las siguientes acciones:

  1. Lavado de manos: una práctica esencial que debe ser reforzada mediante educación, supervisión y control.
  2. Utilización de guantes y asepsia: para evitar la transmisión de microorganismos.
  3. Implantación de estrategias de aislamiento: para evitar la propagación de bacterias y virus.
  4. Esterilización, desinfección y lavado de ropa: para eliminar los microorganismos presentes en el entorno hospitalario.
  5. Protección de pacientes: mediante el uso de antimicrobianos profilácticos, nutrición adecuada y vacunación.
  6. Monitoreo de infecciones y control de brotes: para detectar y controlar rápidamente cualquier brote de infección.
  7. Prevención de la infección del personal: mediante prácticas de higiene personal y el uso de ropa protectora.
  8. Buena higiene personal: fomentando la importancia del cuidado personal entre el personal de salud.
  9. Utilización de ropa protectora: como batas, zapatos, mascarillas, guantes y gorros especiales para reducir el riesgo de contaminación.

Tratamiento de las infecciones nosocomiales

El tratamiento de las infecciones nosocomiales requiere el uso de agentes antimicrobianos adecuados al tipo de infección presente en el paciente. En algunos casos, también es necesario realizar un tratamiento preventivo a los posibles contactos. Además del tratamiento antimicrobiano, se debe proporcionar un tratamiento de soporte adecuado para garantizar el correcto funcionamiento del órgano o sistema afectado.

Las infecciones nosocomiales representan un problema común en el ámbito de la medicina. Por ello, es fundamental implementar medidas de prevención eficaces que eviten la propagación de estas infecciones y permitan responder de manera adecuada ante su presencia. La falta de acción puede tener graves consecuencias tanto para los pacientes como para el personal sanitario, quienes podrían enfrentarse a reclamaciones judiciales significativas.

Subir