Qué es la iap y para qué sirve: investigación-acción participativa para el cambio social

La Investigación-Acción Participativa (IAP) es un método de investigación y aprendizaje colectivo de la realidad que se basa en un análisis crítico con la participación activa de los grupos implicados. Su objetivo principal es estimular la práctica transformadora y el cambio social.

La IAP combina dos procesos: el de conocer y el de actuar, involucrando a la población cuya realidad se aborda. Proporciona a las comunidades y a las agencias de desarrollo un método para analizar y comprender mejor la realidad de la población, sus problemas, necesidades, capacidades y recursos. Además, les permite planificar acciones y medidas para transformarla y mejorarla.

La IAP se basa en la teoría y la práctica, fomentando el aprendizaje y la toma de conciencia crítica de la población sobre su realidad. También promueve el empoderamiento, el refuerzo y ampliación de sus redes sociales, su movilización colectiva y su acción transformadora.

Índice

Componentes de la IAP

En cada proyecto de IAP, se combinan tres componentes principales en proporciones variables:

  1. Investigación: Consiste en un proceso reflexivo, sistemático, controlado y crítico que tiene como objetivo estudiar algún aspecto de la realidad con una finalidad práctica. El conocimiento popular es la base para generar un conocimiento liberador.
  2. Acción: No solo es la finalidad última de la investigación, sino que también representa una fuente de conocimiento. La propia realización del estudio es en sí misma una forma de intervención.
  3. Participación: Implica la involucración de la comunidad destinataria del proyecto. La población no es considerada como un objeto de investigación, sino como sujetos activos que contribuyen a conocer y transformar su propia realidad.

Estos componentes se combinan de manera interrelacionada y se adaptan a las necesidades y características de cada proyecto de IAP.

Objetivos de la IAP

La finalidad de la IAP es cambiar la realidad y afrontar los problemas de una población a partir de sus recursos y participación. Los objetivos concretos de la IAP son:

  1. Generar un conocimiento liberador: A partir del conocimiento popular, se busca crear un proceso de empoderamiento y el inicio o consolidación de una estrategia de acción para el cambio.
  2. Promover el empoderamiento: Incrementar el poder político y la capacidad de acción de la población.
  3. Conectar procesos de conocimiento y acción: Establecer vínculos entre diferentes proyectos y comunidades para ampliar el proceso de transformación de la realidad social.

Fases de la IAP

La IAP se divide en cuatro fases, aunque no siempre se diferencian claramente unas de otras:

  1. Observación participante: El investigador se involucra en la realidad que se estudiará, relacionándose con los actores involucrados y participando en sus procesos.
  2. Investigación participativa: Se diseña la investigación y se eligen los métodos basados en el trabajo colectivo, la utilización de elementos de la cultura popular y la recuperación histórica. La comunidad recoge y sistematiza la información, mientras que el investigador actúa como facilitador.
  3. Acción participativa: Se transmite la información obtenida al resto de la comunidad y se llevan a cabo acciones para transformar la realidad.
  4. Evaluación: Se evalúa la efectividad de la acción en cuanto a los cambios logrados, ya sea mediante sistemas ortodoxos en las ciencias sociales o estimando el impacto en actitudes, valores y objetivos del grupo.

Origen y evolución de la IAP

La IAP surge en los años 70 como respuesta al fracaso de los métodos clásicos de investigación en el campo de la intervención social. Sin embargo, sus precedentes se encuentran en el concepto de investigación-acción propuesto por Kurt Lewin en 194

En Latinoamérica, la obra de Paulo Freire la pedagogía de los oprimidos de 1968 fue clave para la reconceptualización del trabajo social con los sectores vulnerables y la expansión de la educación popular. En 1977, varios enfoques que combinaban la reflexión con la acción transformadora se unieron en el Simposio Mundial sobre Investigación-Acción y Análisis Científico en Colombia.

A partir de mediados de los 80, se comenzó a utilizar claramente el término IAP y se añadió el componente de participación. La IAP ha contribuido al desarrollo de diversos enfoques y corrientes, como los movimientos de renovación pedagógica, los movimientos de educación popular y los movimientos de intervención comunitaria.

En el campo de la cooperación para el desarrollo, las técnicas de la IAP han sido aplicadas con éxito por ONG y otras agencias en áreas como el cooperativismo, la extensión agraria y la educación de adultos. En la actualidad, la IAP sigue siendo utilizada en proyectos de educación, intervención social y desarrollo local en diferentes contextos.

La Investigación-Acción Participativa es un método que permite conocer y transformar la realidad social a través de la participación activa de la población. Su enfoque reflexivo, crítico y participativo ha demostrado ser efectivo para analizar problemas, generar conocimiento liberador y promover el empoderamiento de las comunidades. La IAP continúa siendo una herramienta valiosa en el campo de la cooperación para el desarrollo y la intervención social, contribuyendo a la transformación de la realidad y la mejora de la calidad de vida de las personas.

Subir