Anatomía y funciones del hueso frontal: todo lo que debes saber

El hueso frontal es un hueso impar, central y simétrico que se encuentra en la parte anterosuperior del cráneo humano. Tiene dos caras, una endocraneal y otra exocraneal, y un borde circunferencial que lo separa. Este hueso forma parte de la bóveda craneal, la base del cráneo, el techo de las órbitas y los senos etmoidofrontales. En este artículo, exploraremos en detalle las características y funciones del hueso frontal.

Índice

Características del hueso frontal

El hueso frontal se compone de dos porciones: una porción vertical y superior llamada escama frontal, y una porción horizontal e inferior que forma parte de la base del cráneo. La cara exocraneal del hueso frontal es la parte sobre la que se apoya la piel facial, mientras que la cara endocraneal es la parte que se encuentra en contacto con el cerebro.

En la cara exocraneal del hueso frontal, se pueden observar diferentes características, como la giba frontal media, los arcos superciliares y las gibas frontales laterales. También se encuentran las crestas laterales del frontal, que limitan las fosas temporales y se insertan los músculos temporales.

En la cara endocraneal del hueso frontal, se encuentran diferentes accidentes óseos, como la escotadura etmoidal, el agujero ciego, la cresta frontal media, el canal del seno longitudinal superior, las fositas de Pacchioni, las bóvedas orbitarias, las impresiones digitales, las eminencias mamilares y las fosas frontales.

El borde circunferencial del hueso frontal es la línea ósea que separa las caras exocraneal y endocraneal. Este borde se divide en un segmento semicircular superior y un segmento horizontal, que se articulan con otros huesos del cráneo.

Funciones del hueso frontal

El hueso frontal cumple varias funciones en el cráneo humano. Como forma parte de la bóveda craneal, proporciona protección al cerebro. Además, forma parte de la base del cráneo y contribuye a la conformación de las órbitas y los senos etmoidofrontales.

En cuanto a las inserciones musculares, el músculo occipitofrontal se inserta en el hueso frontal. Este músculo está involucrado en los movimientos de la frente y el cuero cabelludo.

Desarrollo y osificación del hueso frontal

El hueso frontal se desarrolla a partir de dos pares de esbozos, uno condral y otro membranoso. Durante el desarrollo embrionario, el hueso frontal se divide en dos porciones por la sutura metópica, que desaparece aproximadamente a los 10 años de edad.

El hueso frontal también presenta celdas pneumáticas, como los senos frontales y los senos etmoidales. Estas cavidades pneumáticas se forman a partir del crecimiento y desarrollo de las hemicélulas frontales anteriores de la superficie etmoidal del frontal.

Articulaciones del hueso frontal

El hueso frontal se articula con otros 12 huesos en el cráneo humano, incluyendo los huesos parietales, el etmoides, el esfenoides, el maxilar superior, el cigomático o malar, el lagrimal y los huesos nasales.

Frontal medicina en otras especies

En la mayoría de los vertebrados, el hueso frontal está emparejado en lugar de ser único y fundido como en los seres humanos. En los reptiles, peces óseos y anfibios, el hueso frontal a menudo se separa de las órbitas por uno o dos huesos adicionales que no se encuentran en los mamíferos. En los dinosaurios, el hueso frontal es uno de los principales huesos emparejados en el cráneo y se articula con varios huesos, como el nasal, el prefrontal, el postorbital y el parietal.

El hueso frontal es un componente importante del cráneo humano, con funciones protectoras y estructurales clave. Su desarrollo y osificación son procesos complejos que ocurren durante el desarrollo embrionario y la infancia. Además, el hueso frontal presenta características únicas en diferentes especies. Entender la anatomía y las funciones del hueso frontal es fundamental para los profesionales de la medicina y la estética.

Subir