¿qué significa que un paciente está estable en medicina?

En el ámbito médico, es común utilizar el término estable para describir el estado de los pacientes con insuficiencia cardíaca crónica. Sin embargo, este término puede resultar confuso y carece de sentido en esta enfermedad, a pesar de ser ampliamente utilizado en informes médicos para describir la evolución del paciente.

En general, cuando se dice que un paciente está estable, se refiere a que los síntomas y signos de la enfermedad son inexistentes o leves y que no han cambiado recientemente o desde la última visita médica. Sin embargo, esta clasificación no refleja necesariamente la verdadera estabilidad del paciente, ya que la percepción de la situación funcional por parte del médico puede diferir de la del paciente.

Índice

La subjetividad en la evaluación de la estabilidad

La conversación típica entre un médico y un paciente podría ser:

Médico: ¿cómo se encuentra?

Paciente: me encuentro bien, igual que en la última visita

Sin embargo, para el paciente no siempre es fácil responder a esta pregunta, y para el médico puede resultar complicado interpretar la respuesta. De hecho, la concordancia entre la clasificación funcional de la New York Heart Association (NYHA) basada en la opinión del médico y la del paciente es inferior al 50%, especialmente en las clases funcionales más bajas. Esto se debe a la naturaleza subjetiva de las percepciones del médico y del paciente, que pueden variar en función de diferentes opiniones y expectativas sobre el bienestar.

Entonces, ¿cómo se logra que un paciente se mantenga estable? La clave parece estar en un tratamiento optimizado con agentes bloqueadores neurohormonales y una dosis estable de diuréticos. Sin embargo, la realidad no es tan simple. Aunque un paciente esté recibiendo un tratamiento optimizado con dosis estables de diuréticos, ¿podemos realmente considerarlo estable? En muchos casos, la estabilidad puede ser malinterpretada o la progresión de la enfermedad puede estar enmascarada en aquellos pacientes que reciben diuréticos. Además, la necesidad de diuréticos es un indicador de alto riesgo.

La falta de estabilidad en la insuficiencia cardíaca

Los médicos no deberíamos considerar que un paciente tiene un buen pronóstico solo porque presente síntomas leves y estabilidad. Incluso los pacientes que son menos sintomáticos también tienen un riesgo significativo. Los pacientes con insuficiencia cardíaca sintomática en algún momento (clasificación ACC/AHA etapa C) que no presentan síntomas ni signos durante la visita médica tienen un riesgo considerable de muerte (22% de mortalidad a los cinco años), que aumenta en los pacientes que sí tienen síntomas (40% de mortalidad a los cinco años).

La principal evidencia de que no existe un paciente con insuficiencia cardíaca completamente estable es que esta enfermedad es progresiva en la mayoría de los casos. Incluso cuando un paciente estable no muestra signos evidentes de progresión, los niveles de biomarcadores (como los péptidos natriuréticos, las troponinas o el ST2) y la fracción de eyección reflejan la progresión de la enfermedad. Además, la normalización o recuperación de estos marcadores se asocia con un mejor pronóstico.

Este potencial de recuperación debería motivar tanto al paciente como al médico a buscar y mantener activamente el mejor tratamiento posible en todo momento. No debemos pasar por alto el riesgo de muerte súbita cardíaca, ya que los pacientes en las clases más bajas de la NYHA tienen el mayor riesgo.

La importancia de un tratamiento optimizado

En este contexto, las tutorials del National Institute for Health and Care Excellence (NICE) sugieren que se evalúe a los pacientes con insuficiencia cardíaca al menos cada seis meses para determinar si ha empeorado su enfermedad, si es necesario cambiar la medicación o si se deben considerar otros procedimientos. Es fundamental examinar el estado del paciente, utilizando biomarcadores, y asegurarse de que el tratamiento médico esté optimizado y adaptado a cada situación.

Es necesario desterrar el término insuficiencia cardíaca estable de los informes médicos y tutorials, ya que puede llevar a una percepción errónea de que la estabilidad implica un buen pronóstico. En su lugar, debemos utilizar el término tratamiento optimizado para alertarnos de que la optimización del tratamiento médico con las mejores opciones terapéuticas es la única forma de frenar o retrasar la progresión de la enfermedad.

La estabilidad en la insuficiencia cardíaca es una contradicción y no debería utilizarse como excusa para no tomar medidas o realizar cambios en el tratamiento.

En ocasiones, los médicos utilizan el término crítico, pero estable para describir la situación de un paciente. Este término puede resultar confuso para aquellos que no somos especialistas en medicina, ya que no sabemos exactamente qué significa ni cuáles son los pronósticos.

En términos generales, crítico, pero estable se refiere a una situación en la que el paciente se encuentra en cuidados intensivos y su estado no ha empeorado. Es una forma ambigua de describir la situación, ya que indica que se está dando seguimiento al paciente, pero no se sabe cuál será el resultado final.

Este término se utiliza cuando los síntomas y signos no han cambiado recientemente o desde la última visita médica. Es una manera de expresar que aunque el paciente se encuentra en una condición crítica, su estado no ha empeorado.

Tener en cuenta que crítico, pero estable no significa que la situación sea buena ni mala. Es simplemente una forma de describir la condición del paciente en ese momento.

En resumen, crítico, pero estable es un término médico utilizado para referirse a una enfermedad grave que no ha empeorado, pero tampoco ha mejorado en la última visita médica.

Subir