Medicina para perros: ¿se le puede dar paracetamol?

La automedicación puede ser igual de nociva para nuestros adorables amigos de cuatro patas que para nosotros mismos. Por muy eficaces que sean ciertos fármacos ante dolencias habituales, siempre hay que ponerse en manos de los profesionales para su prescripción. De manera que ante el gran dilema ¿se le puede dar paracetamol a los perros?, es preciso aplicar idéntico argumento.

Índice

¿Se le puede dar paracetamol a los perros? Sí y No

La medicina veterinaria vela por el bienestar de los animales. Sus profesionales se han formado debidamente para garantizar sus cuidados y buena salud, prescribiendo los fármacos y tratamientos idóneos cuando estos grandes amigos caen enfermos. Por cierto, si te declaras ser un enamorado incondicional de ellos, quizá más de una vez has pensado en cruzar la línea. Me refiero a convertirte en un profesional con altas aspiraciones y hacer de tu pasión mucho más. Un curso de Auxiliar Técnico Veterinario te abriría la puerta a ese nuevo proyecto tan interesante. ¡Yo ahí lo dejo!

Volviendo al meollo de este artículo, si se le puede dar paracetamol a los perros, automedicar a nuestra mascota de cuatro patas puede salirnos muy caro. Por muy unidos que nos sintamos a ellos (a veces más que a ciertos seres de la condición humana) nunca hay que olvidar lo siguiente. Que somos especies diferentes con metabolismos distintos y, por tanto, nuestro organismo no reacciona del mismo modo ante diversas sustancias ingeridas.

Para que estos seres adorables y que tanta felicidad aportan en casa ingieran un fármaco tan asequible y popular en los botiquines debe existir una aprobación y supervisión de un veterinario. Y lo normal es que sea el profesional al que acudimos habitualmente para sus controles médicos, vacunaciones, etc. Tan solo ellos están cualificados para prescribir medicamentos cuando cualquier mascota canina presenta alguna sintomatología que lo requiera.

Un estricto control médico nos dará la tranquilidad de que estamos haciendo las cosas bien. Porque la contestación a la pregunta si se le puede dar paracetamol a los perros es afirmativa, siempre y cuando su tiempo de administración y dosis hayan sido pautados por un experto en esta medicina.

Como no es una persona, ¿cuál debe ser la dosis?

Quizá uno de los motivos por los que se puede caer en la tentación de administrar a los perros domésticos el mencionado medicamento “humano” sea porque estamos ante un fármaco singular. Y ahora paso a explicarlo; sus principios activos, tan beneficiosos para el ser humano, sobre todo por sus propiedades analgésicas y antipiréticas (quita la fiebre y el dolor de cabeza como pocos) también funcionan con los susodichos.

¡Pero ojo! La dosis no tiene nada que ver con la pautada a las personas. De modo que si decidimos administrárselo por nuestra cuenta, corremos el peligro de intoxicar a nuestra querida mascota con consecuencias que pueden llegar a ser trágicas. Y nadie quiero que eso suceda, solo es cuestión de aplicar el sentido común y acudir a los expertos de su salud.

Es una realidad que algunos profesionales del entorno veterinario desaprueban la administración de este fármaco de la medicina humana entre la especie canina (y los gatos) por considerarlo tóxico. Al hilo de este debate sobre si se le puede dar paracetamol a los perros, un nuevo estudio científico europeo ha servido para arrojar luz.

Por un lado la investigación ha establecido cuáles son las dosis terapéuticas recomendadas, cuáles las tóxicas y las consideradas letales. Y por otro recoge los principales efectos terapéuticos, sus efectos tóxicos y posibles aplicaciones clínicas. Al parecer son capaces de generar respuestas cardioprotectoras y antiarrítmicas en este grupo animal.

¡Y ahora voy al grano! El nivel terapéutico aconsejado de paracetamol se mueve en 15 mg/kg y según el citado estudio puede ser eficaz para controlar dolores tras intervenciones quirúrgicas. Una dosis de 150 mg/kg o superior se considera altamente tóxica y por tanto pone en peligro la vida del perro. Si sobrepasa los 250 mg/kg es letal. Por cierto, ¿sabes qué puede comer un perro después de ser operado? No te pierdas este artículo si tienes serias dudas.

Posible intoxicación: cómo detectarla y su tratamiento

Lo sé, estoy algo pesada con el mensaje sobre si se le puede dar paracetamol a los perros, pero la causa lo merece. Es importante saber que los efectos secundarios de este fármaco pueden ser bastante más graves que en humanos y que en ellos no se metaboliza por completo; en su organismo queda un metabolito tóxico responsable de dañar diferentes células del organismo.

Ya sea por automedicación o porque nuestra mascota se lo ha tragado en la última travesura de turno, detectar una serie de síntomas es la única forma de ponernos en alerta. Y a continuación es urgente acudir a nuestro veterinario de confianza. Los más comunes son vómitos y dolor abdominal, debilidad, dificultad respiratoria, ictericia, salivación, depresión, edema subcutáneo y taquicardia.

Ahora bien, estos signos no siempre son inmediatos, pueden aparecer en la mascota 1 o 2 días después. Si se trata de una intoxicación tóxica el órgano que más sufre es el hígado, sus células se destruyen, y los glóbulos rojos también pueden ser destruidos (hemólisis). En el centro veterinario realizarán las pruebas de diagnóstico precisas para averiguar el grado de toxicidad y el tratamiento idóneo. El tiempo transcurrido es clave:

  • Menos de 2 horas. El procedimiento suele consistir en hacer vomitar al perro y a continuación realizar un lavado gástrico y administración de carbón activado.
  • Más de 3 horas. Será necesario aplicarle un antídoto que reduzca los efectos nocivos, seguido de otros tratamientos, como fluidoterapia y oxigenoterapia. Y en ocasiones es preciso una transfusión sanguínea, monitorizar el hígado del animal y observar la función renal.

No es recomendable darle medicina de humanos a los perros sin la supervisión de un veterinario. Aunque en algunos casos se pueda administrar paracetamol a los perros, la dosis y el tiempo de administración deben ser pautados por un experto en medicina veterinaria. La automedicación puede ser peligrosa e incluso letal para nuestras mascotas, ya que su organismo reacciona de manera diferente al nuestro.

Es importante recordar que los perros no son personas y requieren un cuidado y tratamiento adecuados a su especie. Ante cualquier síntoma o enfermedad, es fundamental acudir a un veterinario de confianza para obtener el diagnóstico correcto y el tratamiento adecuado.

Siempre es mejor prevenir que lamentar, por lo que es recomendable mantener a nuestros perros en buen estado de salud, proporcionándoles una alimentación equilibrada, ejercicio regular y revisiones veterinarias periódicas. De esta manera, estaremos contribuyendo a su bienestar y evitando la necesidad de automedicarlos.

Recuerda que tu perro depende de ti para su cuidado y salud, así que no dudes en buscar el consejo y la ayuda de un profesional veterinario en caso de cualquier duda o problema.

Subir