Enfermedad de crohn: medicina natural para síntomas digestivos

La enfermedad de Crohn es una afección crónica que causa inflamación e irritación en partes del tracto digestivo. Junto con la colitis ulcerosa, forma parte de las enfermedades inflamatorias intestinales. Los síntomas de la enfermedad de Crohn pueden incluir diarrea, hinchazón, calambres abdominales, náuseas y pérdida de apetito. Durante un brote de la enfermedad, es importante evitar los alimentos que pueden desencadenar o empeorar los síntomas. Sin embargo, existen opciones de medicina natural que pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedad de Crohn.

Índice

Granos refinados

Los granos refinados, como el pan blanco, el arroz blanco y la pasta, son fáciles de digerir y pasan rápidamente por el tracto digestivo. Estos alimentos son suaves para el intestino y menos propensos a causar inflamación. Además, muchos productos de granos refinados están fortificados con nutrientes esenciales como vitaminas y minerales. Durante un brote de enfermedad de Crohn, se recomienda consumir alimentos suaves y blandos, pero suficientemente nutritivos.

Avena

La avena integral o arrollada es un tipo de grano refinado que contiene fibra soluble llamada betaglucano. Esta fibra ayuda a aliviar la diarrea al absorber agua en los intestinos, formar un gel y hacer más lenta la digestión. Se puede agregar avena a batidos con frutas peladas y bajas en fibra para facilitar la digestión.

Frutas y vegetales bajos en fibra

Las frutas y los vegetales son fuentes importantes de nutrientes, pero durante un brote de enfermedad de Crohn es importante elegir las opciones adecuadas. Las frutas y los vegetales bajos en fibra, como los plátanos, el melón dulce, la sandía y los melocotones, son suaves para el sistema digestivo y pueden ayudar a controlar la diarrea. Es mejor comer frutas y vegetales pelados o cocidos para reducir la cantidad de fibra insoluble.

Carne magra y pescados grasos

Es importante obtener suficiente proteína y otros nutrientes de origen animal durante un brote de enfermedad de Crohn. Se recomienda consumir carnes magras, como el pollo y el pavo sin piel, así como pescados grasos como el salmón, la trucha y las sardinas. Estos pescados contienen grasas saludables, como los ácidos grasos omega-3, que combaten la inflamación y pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. Es mejor cocinar la carne y el pescado de manera saludable, como a la parrilla o al horno, para facilitar la digestión.

Yogur y productos lácteos

El yogur y otros productos lácteos, como el queso y la leche, contienen probióticos que son bacterias saludables para el intestino. Estos probióticos pueden ayudar a reducir la inflamación en el intestino y mejorar los síntomas de la enfermedad de Crohn. Sin embargo, es importante elegir productos lácteos bajos en lactosa, ya que muchas personas con enfermedad de Crohn tienen intolerancia a la lactosa. Además, algunos estudios sugieren que los probióticos altamente concentrados pueden tener resultados mixtos, por lo que es importante consultar con un médico antes de comenzar a consumirlos.

Té verde y curcumina

El té verde contiene una sustancia química llamada epigalocatequina-3-galato, que ha demostrado tener propiedades antiinflamatorias en células intestinales. Esta sustancia puede ayudar a combatir la inflamación en personas con enfermedad de Crohn. Además, la curcumina, un compuesto de la cúrcuma, también tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Se puede utilizar como condimento en las comidas para agregar sabor sin agravar el intestino. Sin embargo, es importante hablar con un médico antes de comenzar a tomar suplementos de curcumina.

Alimentos a evitar

Existen ciertos alimentos que pueden desencadenar o empeorar los síntomas de la enfermedad de Crohn. Algunos de estos alimentos incluyen palomitas de maíz, nueces, cereales integrales, vegetales con cáscara, vegetales verdes crudos, carne roja, grasas perjudiciales para la salud, alimentos salados, frutas con piel y semillas, alimentos picantes, cafeína, alcohol y bebidas gaseosas. También se debe tener cuidado con los alimentos que contienen alcoholes de azúcar, como los productos bajos en azúcar o sin azúcar. Es importante evitar estos alimentos durante un brote de enfermedad de Crohn para controlar los síntomas y evitar la inflamación.

Si tienes enfermedad de Crohn, es importante seguir una dieta adecuada durante los brotes para controlar los síntomas y mejorar tu calidad de vida. Optar por alimentos suaves y bajos en fibra, como granos refinados, avena, frutas y vegetales pelados o cocidos, carnes magras, pescados grasos, yogur y productos lácteos bajos en lactosa, té verde y curcumina, puede ayudarte a aliviar los síntomas y reducir la inflamación. Al mismo tiempo, es fundamental evitar alimentos desencadenantes como palomitas de maíz, nueces, cereales integrales, vegetales con cáscara, carne roja, grasas perjudiciales, alimentos salados, frutas con piel y semillas, alimentos picantes, cafeína, alcohol y bebidas gaseosas. Consulta siempre con un médico o nutricionista para diseñar un plan de alimentación adecuado a tus necesidades y síntomas específicos.

Subir