Emplasto medicinal: remedio tradicional para aliviar dolencias

Un emplasto medicinal, también conocido como cataplasma, es un tratamiento tradicional que se aplica sobre la piel para curar o aliviar distintos tipos de dolencias. A diferencia de los medicamentos tradicionales de venta en farmacias, los emplastos se elaboran con hierbas y otros ingredientes naturales.

Índice

¿Qué hace el emplasto?

Los emplastos tienen diferentes propiedades dependiendo de los ingredientes utilizados en su preparación. Algunos de los efectos más comunes de los emplastos son:

  • Astringentes: Ayudan a limpiar la piel, extraer cuerpos extraños como astillas y desinfectar.
  • Calientes: Aumentan la temperatura de la zona tratada y ayudan a aliviar lesiones traumatológicas y relajar los músculos.
  • Vulnerarias: Coadyuvan en la sanación de heridas abiertas, combina efectos desinfectantes, cicatrizantes y calmantes.

Preparación de un emplasto casero

La preparación y aplicación de un emplasto casero es bastante sencilla y requiere de algunos pasos. A continuación, te explicaremos cómo hacerlo:

  1. Elige las hierbas adecuadas: Para seleccionar las hierbas más propicias para lograr el efecto deseado, es necesario recurrir a la sabiduría popular, ya que la acción sanatoria de la mayoría de hierbas no está científicamente comprobada al cien por cien.
  2. Machaca o pulveriza las hierbas: Las hierbas seleccionadas deben ser machacadas en un mortero o pulverizadas para luego mezclarlas con agua caliente. En algunos casos, el agua puede ser sustituida por otras sustancias emulsionantes como aceite o clara de huevo.
  3. Obtén una pasta espesa: La mezcla de hierbas y agua (o sustancia emulsionante) debe ser llevada a una consistencia de pasta espesa. Esto se puede lograr en un recipiente donde se mezclen ambos componentes o directamente en una olla, hirviendo el polvo de hierbas con un poco de agua hasta obtener la consistencia deseada.
  4. Aplica el emplasto: Para aplicar el emplasto, necesitarás una tela transpirable y fina, así como un rollo de film (plástico envolvente para cocina). Extiende la cataplasma sobre la tela y aplica sobre la piel dañada, dejándola respirar durante un tiempo.

Es importante recordar que la colocación correcta del emplasto es con la tela contra la piel y la cataplasma sobre la tela, utilizando un tejido transpirable. Además, se recomienda cubrir el emplasto con un trozo de film para evitar que el jugo de la cataplasma se escape y proteger los alrededores de manchas.

Recetas de emplastos de uso cotidiano

Cataplasma de verbena

La cataplasma de verbena (verbena officinalis) se utiliza en caliente para tratar eccemas, furúnculos y quemaduras. Para prepararla, se debe poner en una sartén tres cucharadas de aceite y 60 gramos de verbena en polvo o muy machacada. Calienta la mezcla a fuego lento sin permitir que la planta se queme. Cuando esté caliente, retírala del fuego y añade la clara de dos huevos. Mezcla bien y vuelve a poner al fuego hasta que empiece a cuajar. La pasta resultante se envuelve en la tela y se aplica en caliente sin que queme.

Cataplasma de mostaza

El emplasto de mostaza es considerado bueno para tratar el reumatismo y se aplica en frío sobre las zonas afectadas. Para prepararlo, muele granos de mostaza o utiliza harina de mostaza y mezcla el polvo con un poco de agua fría o del tiempo hasta obtener una pasta uniforme. Envuélvela en un paño y aplícala en frío.

emplasto medicinal - Cómo se hace una cataplasma de papá

Cataplasma de aloe vera para quemaduras

El aloe vera es conocido por sus propiedades calmantes y regenerativas, lo que lo hace ideal para tratar quemaduras y reducir cicatrices. Para preparar una cataplasma de aloe vera, puedes utilizar gel de aloe vera puro o crear tu propio gel añadiéndole malva, que tiene propiedades antiinflamatorias.

Si decides crear tu propio gel de aloe vera, necesitarás una planta de aloe vera adulta. Debes cortar un par de hojas y dejar de regar la planta durante 5 días antes de cortarlas. Luego, corta las hojas a trozos y déjalas durante 24 horas en un recipiente lleno de agua, cambiando el líquido ocasionalmente para eliminar la aloína, que puede resultar irritante para la piel. Al día siguiente, seca las hojas y pélalas para obtener una pasta. Pasa la pasta por la batidora o licuadora y tendrás gel de aloe vera puro, que podrás utilizar en tu emplasto o reservar en un tarro con jugo de limón para evitar la oxidación.

Recuerda que antes de aplicar cualquier emplasto medicinal, es importante consultar con un profesional de la salud para asegurarte de que es adecuado para tu caso específico.

Consultas habituales sobre emplastos medicinales

¿Los emplastos medicinales tienen efectos secundarios?

En general, los emplastos medicinales elaborados con ingredientes naturales no suelen tener efectos secundarios graves. Sin embargo, es posible que algunas personas presenten reacciones alérgicas o irritación en la piel. Si experimentas alguna molestia o reacción adversa, es recomendable suspender su uso y consultar a un profesional de la salud.

¿Cuánto tiempo se debe dejar puesto un emplasto medicinal?

El tiempo de aplicación de un emplasto medicinal puede variar dependiendo del tipo de dolencia y la recomendación del profesional de la salud. En general, se suele recomendar dejar puesto el emplasto durante 30 minutos a 1 hora. Sin embargo, es importante seguir las indicaciones específicas para cada caso.

¿Se pueden utilizar diferentes hierbas en un mismo emplasto?

Sí, es posible combinar diferentes hierbas para crear un emplasto con propiedades específicas. Sin embargo, tener en cuenta las posibles interacciones entre las hierbas y consultar a un profesional de la salud para asegurarse de que la combinación es segura y adecuada para el tratamiento deseado.

¿Los emplastos medicinales son efectivos?

La eficacia de los emplastos medicinales puede variar dependiendo del tipo de dolencia y las propiedades de las hierbas utilizadas. Si bien los emplastos han sido utilizados tradicionalmente para aliviar diferentes dolencias, tener en cuenta que su acción sanadora no está científicamente comprobada al cien por cien. Consultar con un profesional de la salud puede ayudar a determinar si un emplasto es adecuado para el tratamiento deseado.

Los emplastos medicinales son una opción natural para aliviar dolencias y promover la sanación de la piel. Con la selección adecuada de hierbas y siguiendo las indicaciones de preparación y aplicación, es posible obtener beneficios terapéuticos. Sin embargo, es importante recordar que cada caso es único y consultar a un profesional de la salud antes de utilizar cualquier emplasto medicinal.

Subir