El legado de la medicina en la antigua grecia

La medicina es una de las prácticas más antiguas del entorno, con una historia que se remonta a los albores de la humanidad. Aunque no existen registros documentados, es evidente que en la prehistoria surgieron técnicas curativas para tratar las dolencias de la época, basadas en la naturaleza y la superstición.

Sin embargo, la cuna de lo que hoy entendemos como medicina en Occidente se encuentra en la antigua Grecia. Fue en esta civilización donde el arte de curar experimentó un cambio fundamental, pasando de ser un conjunto de prácticas y creencias sin rigor científico a convertirse en una actividad racional y metódica. Esta transformación le dio a la medicina un estatus de profesión de prestigio.

Índice

Los inicios en la época de Homero

A través de las obras de Homero, como la Ilíada y la Odisea, podemos vislumbrar el conocimiento médico de la época arcaica, que se basaba en la observación directa del cuerpo humano y en la magia. Estos poemas narran las heridas sufridas en el campo de batalla y muestran las prácticas médicas utilizadas para tratarlas.

En la Ilíada, por ejemplo, se mencionan hasta ciento cincuenta palabras anatómicas. Los médicos de la época también aprendían del cuerpo humano al estudiar los cadáveres que no merecían ritos funerarios, ya que su descomposición al aire libre proporcionaba información invaluable.

Los griegos creían que las enfermedades podían tener un origen natural o divino. Las enfermedades de origen natural se trataban con métodos quirúrgicos, dietéticos o farmacológicos. Por otro lado, las enfermedades de origen divino se consideraban castigos enviados por los dioses y se trataban con recursos mágicos.

En cuanto a los remedios utilizados en la medicina de la época, se sabe que se empleaban sustancias como el ruibarbo, el helecho y el azafrán. También se utilizaban preparados químicos, como el nepentes, que se espolvoreaban sobre las heridas. Además, se daba gran importancia al papel de la palabra para tranquilizar al paciente durante el proceso de curación.

La medicina en la antigua Grecia: un paso adelante

La medicina experimentó un gran avance en la antigua Grecia gracias a la consolidación de la polis o ciudad alrededor del año 500 a.C. Con el desarrollo de la economía basada en la producción artesanal y el comercio, el arte de curar adquirió un estatus intelectual y social, convirtiéndose en una verdadera ciencia.

En esta época, la instrucción médica se concentraba en ciudades como Cos, Cnido y Crotona, y estaba regida por estructuras familiares y aristocráticas. Los médicos se alejaron de las prácticas mágicas y se centraron en encontrar la causa concreta de las enfermedades. Se estableció una relación cercana con los pacientes, se les hablaba de su enfermedad y se les hacía un pronóstico.

Uno de los nombres más relevantes de esta nueva forma de hacer medicina es el de Hipócrates. Aunque el oficio médico existía desde hacía siglos, se le considera el padre de la medicina debido a su contribución al desarrollo de la medicina científica. Nacido alrededor del año 460 a.C., Hipócrates pertenecía a una familia con tradición médica y política en la isla de Cos.

Se le atribuye la consolidación del Corpus hipocrático, una colección de textos científicos que constituye la primera obra de este tipo en el entorno antiguo. Aunque no todos los tratados que conforman el Corpus fueron escritos por él, estos textos nos permiten conocer su pensamiento y su influencia en la medicina occidental.

La racionalidad en la medicina hipocrática

El pensamiento médico de Hipócrates y sus seguidores se basaba en la idea de que el cuerpo humano funciona gracias a la acción de cuatro humores: sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra. Un correcto equilibrio de estos humores aseguraba la salud del organismo, mientras que su desequilibrio era la causa de las enfermedades.

Los tratados del Corpus hipocrático abordan una amplia gama de temas médicos, desde la epilepsia hasta la cirugía. En ellos se destaca la destreza técnica de los médicos de la época, así como su preocupación por la ética y la profesionalidad. También se hace hincapié en la importancia de los factores ambientales y dietéticos en la prevención de enfermedades.

Además de Hipócrates, otros médicos griegos como Alcmeón de Crotona dejaron un legado importante en la medicina de la antigua Grecia. Sin embargo, ninguno alcanzó la fama y el prestigio de Hipócrates y su influencia en la medicina perduró durante más de mil quinientos años.

La antigua Grecia fue el lugar donde nació la medicina tal como la conocemos en la actualidad. A través de la observación directa del cuerpo humano y el uso de métodos racionales, los médicos griegos sentaron las bases de la medicina científica y profesional. El legado de la medicina griega perduró durante siglos y sentó las bases para el desarrollo de la medicina occidental.

Subir