Enfermedades de la piel: melanoma, carcinoma y tumores benignos

La dermatología es una rama de la medicina que se encarga del estudio y tratamiento de las enfermedades de la piel, tanto de origen genético como adquiridas. También se ocupa de los trastornos del cabello, las uñas y las mucosas, así como de las enfermedades de transmisión sexual que afectan a la piel, conocidas como venereología.

Índice

El Melanoma

El melanoma es un tipo de cáncer de piel menos frecuente que otros, pero es el más grave y peligroso. Se trata de un tumor maligno que puede tener un mal pronóstico si no se diagnostica a tiempo. Por esta razón, es de vital importancia realizar revisiones regulares de los lunares para detectar precozmente esta enfermedad.

El melanoma puede desarrollarse en cualquier parte de la piel, pero es más común en el tronco en los hombres y en las piernas en las mujeres. También es frecuente en la cara y el cuello.

En España, la incidencia de melanoma es de más de 6,000 casos en promedio, según la Sociedad Española de Oncología Médica. Además, en 2017, casi 1,000 personas fallecieron a causa de este cáncer de piel.

El Carcinoma Basocelular

El carcinoma basocelular es el tipo más común de cáncer de piel y suele desarrollarse en las zonas más expuestas al sol. Se manifiesta como un cambio en el aspecto de la piel, generalmente como una tumoración cutánea con costra hemorrágica en la superficie que no llega a curar completamente.

El Carcinoma Epidermoide

El carcinoma epidermoide es otro tipo de cáncer de piel que suele aparecer como una tumoración ulcerada de rápido crecimiento. Tiene la capacidad de metastatizar y se muestra principalmente en las zonas que han estado expuestas al sol.

Tumores Benignos de Piel

Además de los cánceres de piel mencionados anteriormente, existen también tumores benignos de piel, como los nevus o lunares. Estas manchas de la piel de color marrón o negruzco son lesiones cutáneas frecuentes y generalmente inofensivas. Sin embargo, es importante controlarlos regularmente para evitar que se conviertan en melanomas.

Los nevus pueden tener diferentes aspectos, desde una pequeña mancha hasta una lesión de color marrón oscuro. La superficie puede ser rugosa y pueden presentar distintas tonalidades de marrón. Si no hay cambios en su aspecto y son pequeños, es suficiente con realizar una revisión anual para asegurarnos de que no se han malignizado.

dermatologia en medicina general - Qué es dermatología y Venereología

Sospecha de la transformación de un lunar

Para sospechar de la transformación de un lunar en un melanoma, se utiliza el acrónimo ABCDE:

  • A simetría: el lunar tiene una forma irregular o asimétrica.
  • B ordes irregulares: los bordes del lunar son irregulares o mal definidos.
  • C olor: el color del lunar es variado, con diferentes tonalidades de marrón o incluso puede incluir colores como el negro, rojo o azul.
  • D iámetro: el diámetro del lunar es mayor a 6 mm.
  • E volución: el lunar ha cambiado de tamaño, forma o color en un período de tiempo corto.

Si se observa alguno de estos signos de sospecha, es importante acudir a un especialista en dermatología para una evaluación y diagnóstico adecuados.

La dermatología en medicina general juega un papel fundamental en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades de la piel, incluyendo el cáncer de piel. Es importante realizar revisiones regulares y estar atentos a los cambios en la piel para detectar a tiempo cualquier problema dermatológico. Ante cualquier sospecha, es recomendable acudir a un especialista en dermatología para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Subir