Origen y significado de la palabra medicina

La palabra medicina tiene un origen etimológico muy interesante. Proviene del latín medicina, que a su vez deriva del verbo medeor, que significa curar, sanar o remediar. Esta raíz indoeuropea med- también está presente en el griego médomai, que significa medir, pensar y cuidar. Así, los tres significados convergen en el vocablo médico, que nos permite entender el verdadero sentido de la medicina: alguien que medita, cuida y remedia.

Índice

La medicina a lo largo de la historia

Uno de los hitos más importantes en la historia de la humanidad fue el nacimiento de la medicina como un saber técnico o ars medica. Este logro se debe a Hipócrates, un personaje del que se sabe muy poco pero al que Galeno, otro famoso médico de la antigüedad, llamó el inventor de todo bien.

En sus inicios, la medicina era ejercida casi exclusivamente por hombres. De hecho, hasta hace algunas décadas, los títulos universitarios como médico, abogado y arquitecto solo admitían la forma masculina debido a esta exclusividad. Sin embargo, actualmente la profesión médica incluye a un gran número de mujeres.

Durante siglos, fue extraordinario e incluso prohibido que las mujeres accedieran a los conocimientos médicos. En el siglo IV a.C., en Atenas, una mujer llamada Agnódice tomó clases de medicina disfrazada de hombre para poder ayudar a otras mujeres en sus partos. A pesar de la denuncia de los médicos, la intervención de las mujeres a las que había asistido hizo que se derogara la ley y las mujeres pudieron estudiar medicina.

En Argentina, la primera médica fue Cecilia Grierson, quien se graduó en 1899 y tuvo que enfrentar numerosos obstáculos y burlas por parte de sus compañeros de estudio varones. A pesar de esto, logró abrir el camino para que muchas mujeres pudieran seguir sus pasos en la medicina.

El significado del término latino medicina

La lengua latina ha dejado una huella profunda en el vocabulario médico actual. El propio término medicina proviene del latín medicina, derivado del verbo medeor. Este término también ha dado origen a la palabra médico, sinónimo de galeno.

El latín ha influido en gran medida en la terminología médica, especialmente en lo que se refiere a la anatomía. Muchas palabras relacionadas con enfermedades, inflamaciones y afecciones tienen su origen en el latín. Por ejemplo, el sufijo -itis, que significa inflamación, proviene del latín y tiene su equivalente en el griego clásico.

Además, existen locuciones latinas que se utilizan en el campo de la medicina. Por ejemplo, el principio primum non nocere significa lo primero es no hacer daño y se refiere a la importancia de no causar daño al paciente en el proceso de curación. Otra expresión conocida es vis medicatrix naturae, que se traduce como el poder curativo de la naturaleza y hace referencia a los procesos propios del cuerpo humano para sanar.

El latín en la medicina actual

El latín sigue presente en muchas áreas de la medicina, especialmente en la terminología relacionada con la anatomía. Palabras como apendicitis, peritonitis, fascitis y duodenitis tienen su origen en el latín. Además, existen expresiones y locuciones latinas que se utilizan en el ámbito médico, como algor mortis, livor mortis y rigor mortis para referirse a diferentes aspectos relacionados con la muerte.

La palabra medicina proviene del latín medicina, que a su vez deriva del verbo medeor. Este término engloba los significados de curar, sanar y remediar. El latín ha dejado una huella profunda en la terminología médica, especialmente en lo relacionado con la anatomía. Además, existen expresiones y locuciones latinas que se utilizan en el ámbito médico. A pesar de los avances y cambios en la sociedad, el latín sigue presente en la medicina actual y demuestra la influencia duradera de las lenguas clásicas en este campo.

Subir