¿cuándo cambiar el pendiente medicinal? | consejos y precauciones

El cambio de pendiente en un piercing puede parecer complicado, pero es importante hacerlo de manera correcta para evitar complicaciones. En este artículo, te explicaremos cuándo es el momento adecuado para cambiar tu pendiente medicinal y te daremos consejos para hacerlo de forma segura.

Índice

Cuánto tiempo debe pasar antes de cambiar un pendiente medicinal

Es fundamental tener en cuenta que cada persona tiene un ritmo de cicatrización diferente, por lo que no hay un tiempo exacto para cambiar el pendiente medicinal. Sin embargo, como norma general, se recomienda esperar al menos 2 o 3 meses después de haber realizado el piercing antes de realizar cualquier cambio en la joya.

Este período de tiempo permite que la herida cicatrice correctamente y reduce el riesgo de irritación o infección. Además, cambiar el pendiente demasiado pronto puede interrumpir el proceso de cicatrización y causar complicaciones.

Pasos para cambiar el pendiente medicinal

Si has esperado el tiempo adecuado y deseas cambiar tu pendiente medicinal, sigue estos pasos para hacerlo de forma segura:

  • Paso 1: Preparación - Antes de realizar el cambio, asegúrate de tener todos los elementos necesarios a mano, como una nueva joya, jabón antibacteriano, gasas y suero fisiológico o solución salina adecuada. Limpia tus manos y la nueva joya para minimizar el riesgo de irritaciones o infecciones.
  • Paso 2: Retirar el pendiente actual - Lava tus manos con jabón antibacteriano y retira con cuidado el pendiente actual. Hazlo con suavidad para evitar cualquier traumatismo o irritación en la zona perforada.
  • Paso 3: Limpieza - Limpia minuciosamente tu oreja y la nueva joya con una gasa y suero fisiológico o solución salina. Esto eliminará cualquier suciedad o bacteria que pueda causar irritaciones, inflamaciones o infecciones.
  • Paso 4: Inserción de la nueva joya - Con las manos limpias, inserta con suavidad y paciencia la nueva joya en tu oreja. Si es tu primera vez cambiando el pendiente, es recomendable que consultes a un profesional para asegurarte de que el piercing esté lo suficientemente curado y evitar cualquier posible traumatismo.
  • Paso 5: Cuidados posteriores - Después de cambiar el pendiente, limpia nuevamente el área alrededor del piercing con suero fisiológico o solución salina. Esto ayudará a prevenir irritaciones y mantener el área limpia. En los días siguientes, asegúrate de limpiar el área regularmente y si experimentas problemas como irritaciones, inflamaciones o infecciones, busca la ayuda de un profesional.

Recuerda que cada persona tiene un proceso de cicatrización diferente, por lo que es importante escuchar a tu cuerpo y esperar el tiempo adecuado antes de cambiar el pendiente medicinal. Siempre mantén una buena higiene y acude a un profesional si tienes cualquier duda o problema.

Subir