Concentrador de oxígeno medicinal: precio y ventajas

A medida que nos enfocamos en las enfermedades respiratorias, surgen dudas sobre los tratamientos y dispositivos médicos que podemos utilizar en casa para ayudar al organismo a respirar mejor.

En el pasado, los pacientes con problemas respiratorios como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la influenza, la neumonía y otras enfermedades pulmonares tenían que recurrir al uso de tanques o cilindros de oxígeno.

Hoy en día, existe el concentrador de oxígeno medicinal, una herramienta que proporciona a los pacientes una solución más práctica, segura y económica para su uso en el hogar. El concentrador de oxígeno se utiliza principalmente para suministrar oxígeno a pacientes con enfermedades respiratorias.

Sin embargo, es común confundir el concentrador de oxígeno con los tanques de oxígeno, por lo que es importante conocer las principales diferencias entre estas dos alternativas.

Índice

Diferencia entre un concentrador de oxígeno y un tanque de oxígeno

Los tanques de oxígeno utilizados en hospitales, clínicas y por los paramédicos son dispositivos que contienen una cantidad determinada de oxígeno comprimido. Estos se utilizan para realizar terapias respiratorias, reanimar a los pacientes, en unidades de cuidados intensivos o para administrar anestesia, entre otros usos.

Por otro lado, un concentrador de oxígeno medicinal es un dispositivo que toma el aire del ambiente, lo filtra y lo comprime de forma continua. Esto significa que el suministro de oxígeno nunca se agota, a diferencia de los tanques de oxígeno.

La principal diferencia entre un tanque de oxígeno y un concentrador de oxígeno es que el primero contiene una cantidad finita de oxígeno comprimido, mientras que el concentrador tiene un suministro infinito de oxígeno siempre y cuando esté conectado a una fuente de energía o tenga una batería que le permita funcionar.

Otra diferencia importante es que los tanques de oxígeno entregan oxígeno en un flujo continuo, mientras que los concentradores de oxígeno pueden variar la administración de dosis según el diseño o la función del dispositivo utilizado. Algunos modelos aplican dosis de oxígeno según el pulso del paciente, lo cual puede ser óptimo en el tratamiento de la oxigenoterapia.

Ventajas de los concentradores de oxígeno frente a los tanques de oxígeno

Los concentradores de oxígeno medicinal ofrecen varias ventajas en comparación con los tanques de oxígeno:

Tamaño

Los concentradores de oxígeno son mucho más compactos y livianos en comparación con los tanques de oxígeno. Mientras que los tanques son voluminosos y pesados, los concentradores portátiles están diseñados para ser fáciles de transportar, lo que permite su uso en cualquier lugar.

Disponibilidad de oxígeno

Los tanques de oxígeno pueden quedarse sin oxígeno ya que tienen una cantidad limitada, mientras que los concentradores de oxígeno nunca se quedan sin suministro siempre y cuando tengan aire disponible y una fuente de energía que les permita funcionar.

Costo

El costo de los tanques de oxígeno incluye la necesidad de recargarlos periódicamente o reemplazarlos, lo cual puede resultar costoso a largo plazo. En cambio, una vez que se adquiere un concentrador de oxígeno, se puede utilizar de forma continua sin la necesidad de recargas adicionales, lo que lo convierte en una opción más económica a largo plazo.

En Betten, el costo de arrendar un concentrador de oxígeno medicinal es de $8900 pesos mensuales e incluye una cánula nasal nueva y un vaso humidificador nuevo.

Seguridad

Los concentradores de oxígeno son dispositivos más seguros en comparación con los tanques de oxígeno. Los tanques pueden representar un riesgo si el oxígeno se filtra en el ambiente, aumentando el riesgo de incendio. Los concentradores, por otro lado, proporcionan dosis controladas de oxígeno, eliminando la preocupación por fugas al ambiente.

Es importante consultar a un médico para evaluar la opción que mejor se adapte a las necesidades individuales. En caso de optar por un concentrador de oxígeno, se deben considerar aspectos como el tamaño del dispositivo, el suministro de oxígeno, el uso previsto y las indicaciones del médico especialista en enfermedades respiratorias.

Para obtener más información sobre la prevención y el tratamiento de problemas respiratorios, puedes consultar nuestra Tutorial práctica.

Subir