Medicina interna: especialidad médica para adultos

La medicina interna es una especialidad médica que se enfoca en el diagnóstico y tratamiento no quirúrgico de la mayoría de las enfermedades que afectan a los adultos. Esta especialidad considera al organismo como un todo unitario y se encarga de tratar enfermedades que afectan a órganos como los pulmones, el corazón, el estómago, el hígado, el intestino, el sistema urogenital, entre otros.

El médico especialista en medicina interna se encarga de tratar casos complejos en los que múltiples órganos pueden estar afectados. Además, establece el curso de acción a seguir para aquellos pacientes con patologías múltiples.

Índice

¿Cuándo debes acudir a un médico internista?

Si no sabes a qué médico acudir, es recomendable comenzar con una consulta con un médico internista. A través de esta consulta, el paciente puede evitar visitas médicas innecesarias. El internista realiza la consulta inicial, prescribe el tratamiento y, si el paciente requiere estudios adicionales, lo deriva al especialista correspondiente (por ejemplo, si se diagnostica diabetes, se deriva al endocrinólogo, o si hay sospecha de cáncer, se deriva al oncólogo y cirujano, entre otros).

Si presentas síntomas vagos o poco claros, que no parecen estar relacionados con un órgano en particular, como fiebre, fatiga, pérdida de peso, falta de apetito, malestar general, debilidad, dolor abdominal o lumbar, o cualquier otro síntoma, es útil realizar una consulta inicial con un especialista en medicina interna.

¿Qué trata un médico internista?

El médico internista se encarga de tratar y diagnosticar diversas enfermedades, entre las que se incluyen:

  • Corazón: hipertensión arterial, enfermedad coronaria crónica, fibrilación auricular, insuficiencia cardíaca.
  • Pulmones: bronquitis crónica, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), neumonía, traqueobronquitis aguda.
  • Estómago: gastritis, enfermedad por reflujo gastroesofágico.
  • Hígado: hepatitis crónica, cirrosis compensada.
  • Vesícula biliar: disquinesia biliar.
  • Colon: síndrome del intestino irritable.
  • Riñones: cálculos renales, infecciones urinarias, pielonefritis, insuficiencia renal crónica en etapas tempranas.
  • Sangre: anemias, detección de otras enfermedades graves (linfomas, leucemias).
  • Esqueleto y articulaciones: osteoartritis y discopatías de la columna vertebral que no requieren tratamiento quirúrgico.
  • Metabolismo: dislipidemias, gota o hiperuricemia.

Autor: Dr. Sorina Postelnicu – Médico especialista en medicina interna

¿Con qué se ocupa la medicina interna?

La medicina interna se ocupa de las enfermedades de los órganos internos del cuerpo, como el corazón, los pulmones, el hígado, el sistema digestivo, el bazo, la sangre, los riñones, el metabolismo, las articulaciones y el esqueleto. Esta especialidad considera al organismo como un todo unitario y se encarga del diagnóstico y tratamiento de la mayoría de las enfermedades que afectan a los adultos mayores de 18 años. En algunos casos, el médico internista puede derivar al paciente a un especialista, como un cardiólogo, neumólogo, nefrólogo, hematología, entre otros.

La mayoría de los pacientes sufren de múltiples enfermedades y requieren tratamientos múltiples. A través de la consulta con el médico internista, el paciente evita visitas médicas innecesarias. El médico internista analiza estas situaciones y decide qué enfermedad requiere una consulta o tratamiento especializado. Además, coordina los tratamientos para evitar la duplicación de medicamentos o reacciones adversas.

También existen enfermedades que afectan a todo el organismo y que pueden comprometer varios órganos vitales, como las enfermedades del sistema (colagenopatías, vasculitis, etc.), que también son tratadas por la medicina interna. Un paciente que ha visitado a varios médicos sin obtener un diagnóstico definitivo puede sufrir de una enfermedad sistémica y es recomendable que acuda a un internista. Además, el médico internista es el que con mayor frecuencia diagnostica a los pacientes con cáncer (incluyendo formas asintomáticas) y luego los deriva a un oncólogo y/o cirujano.

Los médicos de familia o generalistas suelen derivar a los pacientes con múltiples enfermedades concomitantes o con síntomas vagos y difíciles de diagnosticar a un médico internista.

Las principales enfermedades tratadas y diagnosticadas por la medicina interna son:

  • Corazón: hipertensión arterial, enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca.
  • Pulmones: bronquitis crónica, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), neumonía, traqueobronquitis aguda, sarcoidosis, detección de cáncer.
  • Estómago: gastritis, úlcera, enfermedad por reflujo gastroesofágico, detección de cáncer.
  • Hígado: hepatitis crónica, cirrosis, esteatosis hepática, disquinesia y cálculos biliares, detección de cáncer.
  • Colon: síndrome del intestino irritable, detección de cáncer.
  • Riñones: cálculos renales, infecciones urinarias, pielonefritis, insuficiencia renal crónica (etapa inicial).
  • Sangre: anemias, detección de otras enfermedades graves (linfomas, leucemias).
  • Esqueleto y articulaciones: reumatismo degenerativo e inflamatorio, artritis reumatoide, osteoporosis.
  • Metabolismo: dislipidemia, gota, diabetes y enfermedades de la tiroides.
  • Enfermedades sistémicas: lupus, esclerodermia, vasculitis (enfermedad de Wegener, entre otras).

Información de contacto:

Dirección: Calle Dragoș Vodă, número 22, Sector 2, Bucarest

Puntos de referencia:

  • Intersección de las calles Mihai Eminescu y Calea Moșilor.
  • Servicio de ambulancia de la ciudad de Bucarest.
  • Iglesia de Todos los Santos.

Transporte público:

  • Autobuses: 133
  • Tranvías: 5, 16, 21
  • Trolebuses: 66, 79, 86

Teléfonos:

  • 021 210 84 55
  • 021 210 17 29
  • 0756 088 023
  • 0756 088 024

Una consulta médica es una cita programada en la que un paciente se reúne con un médico para discutir sus síntomas, obtener un diagnóstico y recibir recomendaciones o tratamiento para su enfermedad. Durante la consulta, el médico realiza un historial médico completo, realiza un examen físico y puede solicitar pruebas de diagnóstico adicionales si es necesario.

Un médico generalista, también conocido como médico de familia, es un profesional de la medicina que se encarga de brindar atención médica integral a pacientes de todas las edades y géneros. Los médicos generalistas están capacitados para tratar una amplia gama de enfermedades y afecciones, y también pueden derivar a los pacientes a especialistas cuando sea necesario. Estos médicos suelen ser los primeros puntos de contacto para los pacientes y pueden brindar atención preventiva, diagnóstico y tratamiento para diversas enfermedades y afecciones.

Subir