Caléndula: planta medicinal con múltiples beneficios

La caléndula (Calendula officinalis L) es una planta herbácea perteneciente a la familia de las asteráceas o compuestas. Originaria de la vertiente mediterránea y Oriente próximo, la caléndula ha sido utilizada desde la antigüedad por diferentes culturas por sus virtudes medicinales y cosméticas.

Índice

Beneficios de la caléndula como planta medicinal

La caléndula se ha utilizado tradicionalmente para tratar irritaciones e inflamaciones leves de la piel, quemaduras solares, y para la curación de pequeñas heridas y quemaduras. Sus propiedades antiinflamatorias y calmantes la convierten en un remedio natural efectivo para aliviar diversas afecciones cutáneas.

Además, la caléndula también ha demostrado ser beneficiosa para tratar irritaciones y heridas en la boca y garganta, cuando se utiliza en forma de infusión para gargarismos o enjuagues. Incluso se han desarrollado productos específicos a base de caléndula para el cuidado del culito de los bebés, ya que ayuda a prevenir y aliviar la irritación del pañal.

El aceite de caléndula es otro de los productos derivados de esta planta que se utiliza para el alivio de eccemas, irritaciones de la piel y como tratamiento calmante después de la exposición solar.

Formas de uso de la caléndula

Existen diferentes formas de utilizar la caléndula con fines medicinales y cosméticos. Las pomadas, cremas y aceites de caléndula se aplican directamente sobre la piel, varias veces al día, en las zonas de interés. Estos productos suelen estar disponibles en farmacias y tiendas especializadas.

La infusión de caléndula se utiliza para preparar compresas o gargarismos. Para las compresas, se empapa una gasa en la infusión enfriada a temperatura ambiente y se aplica sobre la piel afectada durante unos minutos. Para los gargarismos o enjuagues, se utiliza la infusión directamente, después de las comidas.

También es posible preparar aceite de caléndula de forma casera. Se recolectan las cabezas de las flores y se rellena un frasco de cristal con ellas, sin aplastarlas y dejando un espacio libre antes de la embocadura. Luego se llena el frasco con aceite de oliva virgen o aceite de almendras dulces y se deja reposar durante 3 o 4 semanas en un lugar soleado. Es importante remover el contenido del frasco diariamente y girarlo para que todas las zonas reciban la misma cantidad de luz. Después de este tiempo, se cuela el aceite y se guarda en frascos de color topacio, protegidos de la luz y el calor.

Precauciones y contraindicaciones

Tener en cuenta que algunas personas pueden ser alérgicas a las plantas de la familia de las asteráceas, a las cuales pertenece la caléndula. También se ha observado que el contacto con la planta fresca puede causar dermatitis en personas sensibles.

¿Dónde encontrar productos a base de caléndula?

Los productos a base de caléndula, como pomadas, cremas y aceites, suelen estar disponibles en farmacias y tiendas especializadas en productos naturales. Es importante leer las instrucciones de uso y seguir las recomendaciones del fabricante.

Consultas habituales sobre la caléndula

  • ¿La caléndula puede ser utilizada por cualquier persona?
  • Si bien la caléndula es generalmente segura para su uso tópico, tener en cuenta las posibles alergias a las plantas de la familia de las asteráceas. Si experimentas alguna reacción alérgica, como enrojecimiento, picazón o hinchazón, se recomienda suspender su uso y consultar a un médico.

  • ¿La caléndula puede ser utilizada durante el embarazo?
  • Si estás embarazada o en periodo de lactancia, es recomendable consultar a un médico antes de utilizar productos a base de caléndula.

  • ¿Existen efectos secundarios asociados al uso de la caléndula?
  • En general, el uso tópico de la caléndula no suele causar efectos secundarios. Sin embargo, en casos raros, algunas personas pueden experimentar reacciones alérgicas. Si esto ocurre, se recomienda suspender su uso y buscar atención médica.

La caléndula es una planta medicinal versátil y efectiva que ha sido utilizada desde la antigüedad por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes. Su uso tópico en forma de pomadas, cremas y aceites puede ayudar a aliviar irritaciones e inflamaciones leves de la piel, quemaduras solares y pequeñas heridas. Sin embargo, tener en cuenta las posibles alergias y consultar a un médico antes de utilizar productos a base de caléndula, especialmente durante el embarazo o la lactancia.

Subir