El verdadero significado del amor platónico: banquete de platón sobre estética

El concepto de amor platónico es ampliamente conocido en nuestra sociedad, pero ¿sabemos realmente qué significa? Para entenderlo mejor, debemos remontarnos a los escritos de Platón y su diálogo el banquete, donde se explora la relación entre la belleza, el amor y el bien. En este artículo, exploraremos cómo Platón relaciona estas ideas y revelaremos el verdadero significado del amor platónico.

Índice

El amor según Platón

Según Platón, el amor no es solo una atracción física. Él lo describe como una locura divina, una comunión con la divinidad y una búsqueda de la trascendencia humana. Para Platón, amar es buscar la conexión con lo eterno y contemplar la verdad que hay en el otro.

Platón distingue entre tres tipos de amor en la Antigua Grecia: el ágape, el filial y el eros. El ágape es un amor incondicional y absoluto, que proviene de Dios hacia los hombres según el cristianismo. El filial es el amor que compartimos entre familiares, amigos y compañeros. Y el eros, que es el foco principal de atención en el diálogo el banquete, es el amor romántico y pasional.

La escalera del amor

Platón propone una escalera del amor, donde cada escalón representa un nivel más profundo de comprensión y apreciación de la belleza y el bien. En el primer escalón se encuentra la belleza física, que es estéticamente agradable. Sin embargo, Platón sostiene que no es suficiente amar solo la belleza física, ya que hay muchos cuerpos bellos en el entorno.

En el segundo escalón se encuentra la belleza del alma, que implica apreciar las virtudes y cualidades positivas de una persona. Pero, nuevamente, Platón argumenta que hay muchas almas bellas en el entorno. Por lo tanto, se debe avanzar al siguiente escalón, donde se encuentra la belleza en las cosas, la naturaleza, el arte y el conocimiento.

Finalmente, en el último escalón se encuentra la belleza en sí misma, que trasciende lo físico y lo conocido. Aquí es donde el verdadero amor platónico se manifiesta. En este nivel, uno ve la belleza en la esencia misma de la persona, más allá de su apariencia física o cualidades externas. Este amor busca la contemplación y la conexión con las ideas eternas, inteligibles y perfectas que existen más allá de nuestra humanidad.

El verdadero significado del amor platónico

Entonces, ¿qué es realmente el amor platónico según Platón? Es un amor que va más allá de lo físico y lo superficial. No se trata de un amor inalcanzable o imposible, como solemos pensar en la sociedad actual. En cambio, el amor platónico es un amor que busca la belleza y el bien en el otro, independientemente de su apariencia o circunstancias.

Platón argumenta que solo podemos amar cuando encontramos lo bello y lo bueno en alguien. Y este amor platónico es el verdadero propósito del amor, que nos lleva a la felicidad y a la trascendencia. El amor platónico nos invita a buscar el conocimiento y la verdad, a recorrer el camino que nos lleva a la esencia misma de las cosas.

En contraste, el amor platónico de la sociedad actual se queda en el primer escalón, enfocándose únicamente en lo físicamente bello y superficial. Este tipo de amor platónico no cumple con el propósito real del amor, según Platón, y nos mantiene en las sombras de la verdadera belleza y el verdadero conocimiento.

El banquete de Platón sobre estética nos brinda una visión profunda y significativa sobre el amor platónico. Según Platón, el amor es más que una mera atracción física, es una búsqueda de la belleza y el bien en el otro. El amor platónico nos invita a trascender lo superficial y buscar la conexión con las ideas eternas y perfectas que existen más allá de nuestra humanidad.

Es importante comprender que el amor no se trata solo de encontrar algo, sino de querer recorrer el camino que lleva a la verdad. Aquellos que se quedan en el entorno de las apariencias y creen que el amor es simplemente una atracción física, no pueden conocer la verdad humana ni experimentar el verdadero amor y la felicidad. El amor platónico, en su verdadero sentido, nos impulsa a buscar el conocimiento y la verdad, y puede convertirse en nuestra misión de vida para enseñar a otros qué es realmente el amor.

Subir