Aspecto estético y práctica física en niñas: barreras y soluciones

En la actualidad, la imagen física tiene un gran valor en la sociedad, especialmente para las chicas y mujeres de todas las edades. Sin embargo, paradójicamente, a veces se ponen barreras a la práctica física, que es la forma más saludable de tener un cuerpo hermoso y saludable. Estas barreras están vinculadas a aspectos estéticos y a los roles de género impuestos.

Índice

Factores condicionantes de la actividad física

La condición física está determinada por factores genéticos, individuales y sociales. Si bien no podemos modificar los factores genéticos, sí podemos intervenir en las condiciones individuales y sociales para promover la actividad física.

La estética en la educación física

En la educación física, la estética juega un papel importante, especialmente en lo que respecta a las niñas. Se espera que las niñas se muevan con gracia y sin correr, mientras que los niños pueden correr libremente. Además, se les enseña a las niñas que deben cuidar su imagen, mientras que a los niños se les permite ser más brutos. Estas normas no escritas limitan la libertad de movimiento de las niñas y condicionan sus conductas.

El papel de las niñas y niños en las actividades deportivas

En la infancia, las niñas son menos activas físicamente que los niños, y esta brecha se amplía aún más en la adolescencia, donde muchas chicas abandonan los deportes. Esta situación se debe en parte a las barreras estéticas y a los roles de género impuestos. Es importante romper con estos estereotipos y fomentar la práctica física en niñas y niños de manera equitativa.

¿Cómo motivar a las niñas a practicar actividad física?

Para motivar a las niñas a practicar actividad física, es necesario romper con los estereotipos y fomentar la diversión y la salud como principales motivaciones. Algunas estrategias para lograrlo son:

  • Proporcionar juguetes y equipos deportivos que faciliten la actividad física.
  • Fomentar el juego activo y el movimiento en el hogar y en el parque.
  • Incluir actividades físicas variadas en la educación física escolar.
  • Brindar modelos e imágenes de mujeres deportistas para inspirar a las niñas.
  • Destacar los aspectos positivos de la actividad física, como la diversión, la salud y la mejora de habilidades.
  • Explorar diferentes actividades deportivas y permitir que las niñas elijan la que les guste.

¿Y al llegar a la adolescencia?

En la adolescencia, es común que las chicas abandonen la práctica de su deporte favorito debido a la importancia que adquieren las relaciones sociales. Sin embargo, si se fomenta una buena autoestima y hábitos saludables desde temprana edad, es posible encontrar un equilibrio entre las actividades sociales y la práctica deportiva.

Es fundamental romper con los estereotipos de género y promover la práctica física equitativa en niñas y niños. La actividad física tiene numerosos beneficios para la salud y el bienestar, independientemente del género. Fomentemos una cultura de movimiento y libertad para que las niñas puedan disfrutar de una vida activa y saludable.

Subir