La anorexia nerviosa: causas, síntomas y tratamiento

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por la restricción de la ingesta energética y nutricional, lo que lleva a una significativa pérdida de peso. Las personas que padecen anorexia nerviosa tienen un temor intenso a engordar, a pesar de encontrarse en una situación de infrapeso. Este trastorno puede tener graves consecuencias para la salud física y mental de quien lo padece.

Índice

¿Cuál es el peso considerado anorexia?

Según los criterios de ingreso, se considera anorexia nerviosa cuando el índice de masa corporal (IMC) es menor a 15 kg/mAdemás, se requiere una pérdida de peso persistente, que puede ser del 25-30% del peso inicial o un IMC menor a 15 kg/m2, en menos de tres meses o en forma progresiva. También se considera anorexia nerviosa cuando se produce una pérdida de 1 kg por semana.

Diferencia entre anorexia y anorexia nerviosa

Es importante hacer una distinción entre anorexia y anorexia nerviosa. El término anorexia se refiere a la falta de apetito, que es un síntoma presente en varios trastornos o enfermedades. Por otro lado, la anorexia nerviosa se refiere específicamente al trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por la restricción de la ingesta energética y nutricional, que lleva a una significativa pérdida de peso. En este trastorno, las personas tienen un temor intenso a engordar, a pesar de estar en infrapeso.

Existen dos tipos de anorexia nerviosa: la purgativa y la restrictiva. En la anorexia nerviosa purgativa, se presentan episodios recurrentes de sobreingesta seguidos de conductas purgativas, como vómitos, uso de diuréticos y laxantes. En la anorexia nerviosa restrictiva, la pérdida de peso se produce a través de dietas restrictivas, ayunos y exceso de ejercicio. Las personas con anorexia nerviosa restrictiva suelen tener un alto grado de perfeccionismo y autocontrol.

Causas de la anorexia nerviosa

Aunque las causas exactas de la anorexia nerviosa no se conocen completamente, se ha identificado que existen factores socioculturales, biológicos, psicológicos y relacionados con la personalidad que interactúan y contribuyen a su desarrollo. Algunos de estos factores incluyen:

  • Ambiente familiar perfeccionista y controlador.
  • Presión de los medios de comunicación y la sociedad por la delgadez.
  • Tendencia genética al perfeccionismo, sensibilidad y perseverancia.
  • Cambio hormonal y fisiológico que puede resultar en aumento de peso.
  • Falta de aceptación corporal y baja autoestima.

Síntomas de la anorexia nerviosa

Los síntomas de la anorexia nerviosa pueden clasificarse en físicos y emocionales/conductuales. Algunos de los síntomas físicos incluyen:

  • Reducción excesiva de peso.
  • Fatiga.
  • Problemas cardíacos.
  • Mareos y desmayos.
  • Piel seca y amarillenta.
  • Pérdida del cabello.

Los síntomas emocionales y conductuales pueden incluir:

  • Preocupación obsesiva por los alimentos y las calorías.
  • Ansiedad.
  • Evitar comer en público.
  • Mentir sobre lo que se come.
  • Aislamiento social.
  • Distorsión de la imagen corporal.

Diagnóstico y tratamiento de la anorexia nerviosa

El diagnóstico de la anorexia nerviosa se basa en los criterios establecidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V). Estos criterios incluyen la restricción de la ingesta energética, el temor intenso a ganar peso y una alteración en la forma en que uno mismo percibe su cuerpo.

El tratamiento de la anorexia nerviosa debe abordarse desde diferentes frentes. Es importante garantizar la salud física del paciente y luego trabajar en la rehabilitación nutricional, la psicoeducación, la actividad física adecuada, las técnicas de resolución de problemas y el apoyo familiar. También es fundamental trabajar en la mejora de la autoestima y el autoconcepto del paciente.

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por la restricción de la ingesta energética y nutricional, que lleva a una significativa pérdida de peso. Se diferencia de la anorexia en general por el temor intenso a engordar y la distorsión de la imagen corporal. El tratamiento de la anorexia nerviosa debe abordarse de manera integral, teniendo en cuenta aspectos físicos, emocionales y familiares.

Subir