Alcaloide medicinal de plantas efedráceas: propiedades y usos

Las plantas efedráceas son conocidas por contener alcaloides medicinales, como la efedrina, que se extrae de la planta Ephedra distachya, también conocida como belcho o uva de mar. La efedrina es ampliamente utilizada en la medicina tradicional china y se ha encontrado en otras plantas de la familia efedrácea, como la Sida cordifolia y la Ephedra funerea. Este alcaloide se utiliza en forma de sulfato y clorhidrato de efedrina en presentaciones de ampollas y comprimidos para diferentes usos medicinales.

Índice

Acción terapéutica

La efedrina tiene varias propiedades medicinales. Se utiliza como broncodilatador adrenérgico y vasopresor, lo que significa que relaja el músculo liso bronquial, alivia el broncoespasmo y aumenta la capacidad respiratoria. Además, actúa como estimulante del sistema nervioso central y puede ser utilizada en el tratamiento de la narcolepsia y estados depresivos. También tiene propiedades vasoconstrictoras, lo que la hace útil en el tratamiento de la congestión sinusal y la rinitis vasomotora.

La efedrina también puede inhibir la liberación de histamina inducida por antígenos y actúa sobre los receptores beta-1 adrenérgicos en el corazón, lo que aumenta la fuerza de contracción del miocardio y eleva la presión arterial. Sin embargo, tener en cuenta que la efedrina tiene efectos secundarios y contraindicaciones, por lo que su uso debe ser supervisado por un profesional de la salud.

Química y biosíntesis

La efedrina es una feniletilamina natural de origen vegetal y estructuralmente es un análogo sustituido de la anfetamina. Se trata de un compuesto que contiene dos carbonos quirales, lo que significa que presenta cuatro isómeros espaciales posibles. En las plantas efedráceas, la efedrina suele ser una mezcla racémica equimolar de los cuatro estereoisómeros.

La biosíntesis de las efedrinas ocurre a través de una condensación tipo aciloínica del benzoil-CoA y piruvato con catálisis de tiamina.

Usos medicinales y precauciones

La efedrina se utiliza en diferentes presentaciones para tratar diversas condiciones médicas. Se administra de forma oral, intramuscular o subcutánea y se metaboliza en el hígado y se elimina por vía renal. Sin embargo, su uso debe ser supervisado y existen contraindicaciones absolutas para personas con enfermedades cardíacas, hipertensión, hipertiroidismo y otras condiciones médicas.

Tener en cuenta que la efedrina puede tener efectos secundarios como cefaleas, taquicardia, hipertensión y nerviosismo, y en casos extremos, puede causar reacciones adversas graves. Se debe evitar su uso antes de acostarse para disminuir la posibilidad de insomnio y su uso durante el embarazo puede tener efectos en el feto.

La efedrina, un alcaloide medicinal presente en plantas efedráceas, tiene propiedades broncodilatadoras, vasopresoras y estimulantes del sistema nervioso central. Sin embargo, su uso debe ser supervisado por un profesional de la salud debido a sus efectos secundarios y contraindicaciones. Tener en cuenta que la efedrina no debe ser utilizada como un suplemento para bajar de peso o aumentar la energía física sin supervisión médica, ya que puede ser peligrosa para la salud.

Subir